Menu

Madrugar, un hábito sano que sustenta otros

Levantarse temprano es benéfico para la salud y permite más tiempo para actividades importantes. 

Se dice que al que madruga, Dios lo ayuda.

Pero a todos nos pasa. Estamos en los brazos de morfeo y de repente suena el despertador. Se nos pegan las sábanas y sentimos que sufrimos. Pero dejar la cama temprano nos hace mucho bien.

Aunque pareciera difícil, el levantarse temprano es un pequeño esfuerzo que agradecerá en un futuro cercano el cuerpo humano. Además de los beneficios en la salud, permite aprovechar al máximo el tiempo del que se disponga en el día para hacer las actividades laborales y personales. Además, permite hacer ejercicio.

“Yo acostumbro a dormirme a las 10 de la noche y me levanto a las 5 de la mañana. Con esto puedo salir a hacer un poco de ejercicio al bulevar de Boca del Río”, dijo Elena Aurora Sánchez Monzón, de 36 años, ama de casa y gerente de una empresa de venta de cosméticos por catálogo en la ciudad de Veracruz.

“Regreso a mi casa y tengo el tiempo suficiente para bañarme, preparar el desayuno de mi familia y poder salir con buen tiempo para iniciar mi día de trabajo. A pesar de que es pandemia hago cosas de home office y salgo lo esencial para ver a mis trabajadoras sobre temas del trabajo, regreso y tengo toda la tarde para sacar pendientes y ver a mi familia. En definitiva, es muy beneficioso el despertar temprano en mi caso”, dijo Sánchez Monzón.

Hacer actividades físicas previas a la jornada laboral ayuda a tener una mente despejada y relajada. (Emma Simpson/Unsplash)

Uno de los beneficios de levantarse temprano es que se evitan los procesos depresivos. Las personas con problemas de sueño como el insomnio tienen un riesgo mayor a desarrollar un proceso depresivo.

“La recomendación médica es que la persona cree hábitos saludables”, dijo Marco de Jesús Zarate Olvera, médico general en Veracruz, México.

“Si bien levantarse temprano es bueno, es recomendable que la persona se duerma temprano y que eso sea una rutina”.

Se recomienda dormir temprano y a una hora fija, para no sufrir de insomnio, crear el hábito y despertar relajado y descansado.

“Esto garantizará que su cuerpo y mente duerman 8 horas, las cuales son necesarias. Si una persona descansa menos de 8 horas, podrá acarrear problemas de salud a un mediano plazo, lo cual en definitiva es malo para su salud”, dijo el experto.

La mañana rinde mucho más cuando nos levantamos temprano, pero bien descansados. (Federico Respini/Unsplash)

Otro punto a favor de ‘madrugar’ es que así se puede llevar un plan o régimen alimenticio saludable. Gracias al factor de tener el tiempo a favor, se puede desayunar sin prisas y a la misma hora de la mañana. El desayuno aporta la mayor cantidad de energía para llevar a cabo las actividades del día.

La música ayuda muchas veces a despertar de manera alegre. Se recomienda levantarse de la cama con una canción alegre y agradable, para estar de buen humor.

Es importante llevar una alimentación sana, evitar actividades innecesarias que generan cansancio o desvelos y realizar actividades físicas que ayuden al organismo.

Acostarse y levantarse temprano de manera regular ayuda con todo esto.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)