Menu

Quien duerme mal, vive mal

Quienes no alcanzan las ocho horas de sueño, por trabajo o por falta de tiempo, desatan problemas con la salud. 

Dormir es un lujo para muchos, pero someter el cuerpo a largas horas sin descanso resulta perjudicial para la salud.

El problema se agrava para quienes trabajan de noche.

“Trabajo como velador en un centro comercial para una empresa de seguridad privada”, dijo Evaristo Reyes Casas, de 39 años, de la ciudad de Boca del Río, Veracruz.

“Mis jornadas son de 12 horas de trabajo. Luego de pasar toda la noche trabajando y una parte de la mañana, me cuesta trabajo descansar o conciliar el sueño”.

En el mundo hay todo tipo de oficio nocturno, como veladores, policías, taxistas, enfermeras, doctores, camilleros, meseros, cocineros o conductores de tráiler, por mencionar algunos. Además, estos oficios muchas veces requieren de más de 8 horas, situación que es sumamente perjudicial para su salud.

El desgaste físico y mental hace que estos trabajadores recurren a bebidas energéticas con altos niveles de cafeína o azúcares para contrarrestar y soportar el cansancio. A la larga, esta práctica es sumamente dañina para el cuerpo humano.

Quienes trabajan de noche tienen más problemas para conciliar el sueño, lo que les provoca problemas de salud. (Ben Blennerhassett/Unsplash)

Para muchos, contar con horas de descanso realmente es un privilegio, pues llevan a cabo muchas actividades diarias.

“Debido a que, como padre de familia, debo atender situaciones del hogar, como ayudar a limpiar la casa, ayudar a mis hijos con su tarea y ya hasta en la tarde como ya me da sueño, solo descanso de 6 a 7 horas, ya que cuando despierto, preparo mis cosas para irme a trabajar”, dijo Reyes Casas.

“Ahora padezco de la presión, situación que no me pasaba, al igual que me da ansiedad”, dijo.

El problema acecha poco a poco hasta convertirse en una situación muy seria.

“El no descansar o dormir bien después de una larga jornada de trabajo puede acarrear problemas graves de salud, ya que no dormir genera un estado alerta donde el cerebro manda una señal al organismo para estar activo”, dijo Marco de Jesús Zarate Olvera, médico general en Veracruz, México.

“Esto es malísimo porque aumenta el ritmo cardiaco, aumenta la presión, dolor de cabeza, irritabilidad además de ansiedad. Otro problema en la salud que genera esto es que el sistema inmune esté muy bajo y por ende estar propenso a que se contraigan enfermedades tan comunes como el resfriado y complicarlos, al no tener buenas defensas”, dijo el médico.

La habitación debe ser confortable y tener poca iluminación para que uno pueda conciliar el sueño. (Christopher Jolly/Unsplash)

Otro problema surge con las pastillas para estar despierto y no sentirse cansado, “lo cual genera una fuerte adicción, ya que los hace codependientes a este tipo de fármacos, los cuales son medicamentos controlados”, dijo el Dr. Zarate Olvera.

Lo recomendable es que después de una jornada extenuante de trabajo, la persona haga cosas relajantes como tomar un baño y cenar ligero. También la habitación donde se tiene la cama debe estar totalmente oscura o con poca luz, a fin de que la persona concilie el sueño sin problema, dice el especialista.

“Lo importante es que las personas con jornadas nocturnas descansen sus ocho horas para darle la oportunidad al cuerpo de regenerarse”.

Además, sugiere que la persona tenga una hora fija de dormir y despertar, que no tome bebidas con cafeína y que evite las bebidas alcohólicas, ya que lejos de relajar, alteran mucho más el sistema nervioso.

Si el sueño es elusivo, se recomienda seguir estos pasos para recuperarse.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)