Menu

Fútbol venezolano en duelo por muerte de una gran figura: el utilero Gaetano Luongo

Era el utilero del Caracas FC desde finales de la década de 1980, y se había convertido en una institución para ese equipo.

CARACAS, Venezuela — La esfera del fútbol nacional venezolano quedó impactada el pasado 6 de abril, con la muerte de Gaetano Luongo.

A pesar de no ser jugador ni entrenador, Luongo representaba una figura muy conocida: era el utilero del Caracas FC.

En una larga trayectoria de más de tres décadas, Luongo supo ganarse el cariño de la afición del Caracas y el respeto de la gente en cualquier parte del país. Y es que en un torneo con tantas carencias como el venezolano, su dedicación lo hacía un verdadero ejemplo de cómo alguien puede impactar positivamente las vidas de muchos, sin esperar reconocimiento a cambio.

Durante los 32 años en los cuales fue utilero del Caracas FC, varios equipos históricos del fútbol venezolano surgieron y desaparecieron. Tal fue el caso, por ejemplo, del Nueva Cádiz FC, el Deportivo Italchacao y el Unión Atlético Maracaibo. En ese tiempo, Caracas ganó 12 títulos y en todos estuvo presente Luongo.

Nacido en Italia en 1959, Luongo llegó a Venezuela unos años después junto a su madre y sus hermanos. Comenzó a trabajar desde muy joven para apoyar económicamente a su familia y tuvo varias experiencias.

Descubrió entonces su pasión por el fútbol e intentó, sin éxito, jugar en el club Central Madeirense. Sin embargo, lo invitaron a trabajar en el equipo de utileros de dicha escuadra, algo que le cambió la vida.

Cuando comenzó a trabajar para el Caracas FC, el equipo capitalino no tenía presupuesto para pagarle un sueldo, así que Luongo se costeaba a sí mismo los viáticos y gastos de alojamiento. Al apreciar el corazón que le ponía a su trabajo, los jugadores y el cuerpo técnico comenzaron a financiarlo hasta que el club pudo ingresarlo a su nómina.

“Si hay alguien que merece todos los homenajes en Caracas, es ese señor”, dijo una vez Noel Sanvicente, entrenador del Caracas FC, a Alfredo Coronis, periodista deportivo. Sanvicente y Luongo eran muy allegados: tanto por su etapa de futbolista (de 1996 a 1997) como por sus etapas de entrenador (de 2002 a 2010, y de 2016 a la actualidad) desarrollaron una gran amistad.

Gaetano Luongo levanta el trofeo de la Primera División de Venezuela, el 15 de diciembre de 2019, en Caracas.  (Alan Cofrades)

El caso de Luongo resaltaba por su lealtad a un mismo equipo.

“Las historias como la de Gaetano son historias que deben contarse, porque no son usuales en este fútbol. Es un símbolo de fidelidad en un fútbol inestable, donde todo cambia. Los campeones desaparecen y las instituciones no son sólidas. Él, en la institución más sólida del país, ha sido el más leal y ha visto su crecimiento”, dijo Coronis.

Bajo esta misma premisa, el exseleccionador venezolano Richard Páez dijo que el actual torneo profesional se debe bautizar en honor a Gaetano Luongo.

La rápida reacción del público sirvió como un reflejo de la misma situación política y social de Venezuela.

Por un lado, algunos apoyaron la propuesta del exseleccionador nacional, al considerarlo un homenaje necesario y una deuda de la liga con los profesionales como Luongo. Por otra parte, muchos criticaron que se propusiera establecer algo así cuando no se hizo con otros exponentes del fútbol venezolano, como Carlos Moreno, Cata Roque o Gaetano Greco.

La polémica eclipsó otros de los homenajes realizados a Luongo, o “el viejo”, como lo llamaban afectivamente en el Caracas FC. “Lamentablemente, uno ve las respuestas a ese tuit que colocó Richard y, desgraciadamente, ve que tenemos una sociedad enferma”, dijo Coronis.

“Creo que, más allá de la propuesta, lo que se busca es a través de Gaetano un reconocimiento a esos héroes anónimos, honrar a esos trabajadores que no son tan tomados en cuenta y a veces son hasta ninguneados” dijo el periodista deportivo.

Gaetano Luongo se ve durante un partido de la Copa Sudamericana en Caracas el 11 de mayo de 2017. (Carlos Pérez.)

Muchas veces son héroes como Gaetano Luongo los que hacen posible que los deportistas puedan competir en condiciones adversas. Fioravante De Simone, periodista deportivo, cuenta que Luongo comenzaba a trabajar a las 5 de la mañana en Cocodrilos Sport Park (complejo del Caracas FC).

“Los jugadores y el personal del equipo tienen que encontrar todo listo cuando comience el entrenamiento”, dijo.

Aunque no prosperen otras iniciativas de reconocimientos para Luongo, el hecho de contar su historia cuenta como una forma de homenaje.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)