Menu

Hay una enchilada para cada día

Con más de 100 variedades, este platillo satisface a los mexicanos de muchas formas diferentes. 

Prepararlas es rápido, los ingredientes son abundantes y económicos, y ofrecen una gran variedad de preparaciones.

Así se describe a las enchiladas, un platillo que está en el corazón de los mexicanos.

Sus variantes son casi inimaginables, gracias a la diversidad de ingredientes en la cocina mexicana que se adaptan al platillo. Es posible comer una variedad diferente cada día durante tres meses, ya que hay 100 registradas.

“Pueden ser rellenas de carne, pollo o, en su defecto, se les pone crema, cebolla y queso arriba de las tortillas una vez que estas son sacadas de la salsa donde se sumergieron, y es así como se tiene un platillo rápido, fácil y en minutos” dijo Rodolfo Vázquez Figueroa, licenciado en gastronomía por la universidad Le Chef College en la ciudad de Boca del Río, Veracruz.

“No forzosamente deben ser de salsas. Pueden ser de frijoles, tomate o pipián, por así decirlo si no se come mucho picante, aunque hay más variedad”, dijo el chef.

Desde el sabor de las tortillas hasta las diversas formas de bañarlas en salsas de los diferentes tipos de chile y los diferentes rellenos, su versatilidad en la cocina mexicana es inmensa.

Hay una inmensa variedad de enchiladas, y todas son fáciles y económicas de preparar. (Gobierno de México)

Las bases del platillo datan de la época prehispánica. El Códice Florentino, un estudio realizado por el fraile Bernardo de Sahagún en el siglo XVI, habla de la palabra ‘chillapitzalli’, que viene de la palabra chile en náhuatl, y de ‘tlapitzalli’, que es un tipo de flauta. Así se describe a la ‘flauta enchilada’, un platillo preparado con tortilla y chiles.

Cada una de las 100 variedades modernas tiene su historia.

Se dice que una de las más destacadas nació en la congregación de Soledad, un pueblo de la ciudad de San Luis Potosí. Cristina Jalomo, quien era propietaria de un molino de nixtamal, recibe la distinción de ser su supuesta creadora.

Un día, de manera accidental, chile cascabel cayó en el molino. Para no perder la masa, la señora continuó con la producción de tortillas para el consumo personal. Cuando las llevó, su familia quedó muy satisfecha con las tortillas de un sabor muy peculiar.

De esta manera, ella continuó haciendo las tortillas con sabor a chile, al grado de preparar quesadillas bañadas en salsa y cubiertas con crema. De esta manera nacieron las famosas “enchiladas potosinas”.

Gracias a este error la señora comenzó a comercializar su idea, vendiendo en los fines de semana y días festivos. Este platillo dio la vuelta al país, y ahora este punto es reconocido gracias a estas enchiladas.

Del estilo que sea, todas están en el gusto de la gente.

“A mí me encantan las enchiladas, además de que son el platillo perfecto para cuando no tienes tiempo y presupuesto”, dijo Eduardo Vargas, ingeniero veracruzano. “Hacerlas es muy fácil y, aunque algunas más gourmet tienen su diferente preparado, hacerlas no quita más de 10 minutos”.

La salsa puede ser roja o verde y picar en diferentes grados. Pueden llevar queso, crema o cebolla, según el gusto. (Zenger News)

Receta de enchiladas

Ingredientes

20 tortillas fritas o recién compradas en tortillería

500 g de pollo guisado

1 kg de queso fresco

500 g de carne molida preparada

1 l de salsa roja, verde o tomate (según la elección)

500 g de crema

300 g de cebolla en rodajas

Preparación

Se fríe la tortilla en aceite caliente. Una vez fritas todas, se sumergen en el litro de salsa precalentada.

Las tortillas remojadas en salsa se doblan y se ponen en un plato extendido.

Ya en el plato, se rellenan con pollo, carne o queso, según la elección. Después, se bañan con un poco más de salsa y se les pone encima rodajas de cebolla, queso desmoronado y crema.

 

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)