Menu

Cuando la comida mexicana se sirve con ‘Atzimba’ 

Atzimba Pérez puede afirmar sin temor a equivocarse que su vida empresarial transcurre de banquete en banquete.

CHICAGO — Mexicana de origen, la chef Atzimba Pérez vive el orgullo de haber creado en Chicago una compañía de banquetes enfocada en compartir la comida de su país y difundir la historia detrás de cada plato que elabora.

Su principal intención con Atzimba Catering and Events es ayudar a preservar la gastronomía prehispánica michoacana.

Su arraigo a este estado mexicano resalta en los platillos que prepara y en los adornos que los acompañan, como las mariposas monarca que visitan Michoacán cada invierno como parte de su migración anual.

“Cuando llego a un evento, o hago un evento, siempre le cuento a la gente cuál es la historia del platillo, cuál es su aporte gastronómico, todo”, dice Pérez, quien se graduó como chef en México, en 1995.

La empresaria no para de trabajar en función de su negocio, en el que no solo funge como chef, sino también como panadera, pastelera, decoradora y bartender.

“Yo hago de todo, pues mi carrera fue muy completa en México. Fíjate que a los 15 días de graduada, abrí mi propia pastelería allá. A Chicago llegué en 1996, y desde entonces he seguido actualizándome”, dice la emprendedora, quien desde el año pasado también enseña a estudiantes de las escuelas de Chicago acerca de la comida mexicana y latina.

Atzimba adorna sus platillos con toques del estado mexicano de Michoacán, como figuras de la mariposa monarca. (David Clode/Unsplash)

“Muchas veces, a los papás se nos olvida enseñarles a los niños sobre nuestros platos, y por eso se están perdiendo nuestras raíces”, dice, al tiempo que adelanta sus planes futuros de crear una escuela y una fundación que ayuden a preservar la cultura gastronómica de su país natal, y principalmente la michoacana.

Pérez rememora que la comida mexicana fue reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad mayormente gracias a la gastronomía de Michoacán. De ahí se da su apego a los platillos típicos de esa región, a los que además les imprime su sello personal.

“La verdad es que siempre me salgo de los menús tradicionales”, dice, y agrega que sus platos más aceptados son: el pastel de tres leches relleno con frutas, el pie de queso con chongos zamoranos, la cochinita pibil, el mole verde, los tamales prehispánicos (considerados gourmet) y la birria.

Entre las bebidas figuran las de mezcal, el tequila de chocolate y el trago conocido como beso maya, principalmente.

A esta empresaria le va bien elaborando y sirviendo sus platillos en diferentes eventos como bodas, reuniones corporativas y encuentros VIP, entre otros.

“Yo me caracterizo por trabajar bajo presión y ser versátil”, dice. Por eso no le resulta un problema desempeñarse en todas y cada una de sus funciones.

Dada su condición de emigrada, esta emprendedora dice que le encanta ayudar a sus semejantes, por ejemplo, a los ‘Dreamers’, para quienes ha organizado eventos a fin de recaudar fondos. Lo hace principalmente junto con chefs de talla internacional y funcionarios mexicanos. Los Dreamers son jóvenes que llegaron a Estados Unidos como menores de edad y que ahora buscan regularizar su situación migratoria.

Aparte de la comida mexicana, Pérez también se especializa en la gastronomía española, italiana, francesa, china, colombiana, argentina y guatemalteca, entre otras.

“Cuando uno trabaja en lo que le gusta, y además recibe el fruto de su esfuerzo, todo lo hace con pasión”, dice.

La nota ‘Cuando la comida mexicana se sirve con ‘Atzimba‘ se publicó primero en Negocios Now.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)