Menu

La calabaza da flores comestibles

Se usan en la cocina mexicana desde la época prehispánica y se disfrutan hoy en sopas y quesadillas. 

La flor de calabaza se emplea en varios platillos mexicanos, como sopas y cremas, pero la forma más común de encontrarla es en las quesadillas.

“La flor de calabaza es un ingrediente supercolorido, que además le da un enorme sabor a la comida mexicana”, dijo Rodolfo Vázquez Figueroa, licenciado en Gastronomía por la universidad “Le Chef College” en Boca del Río, Veracruz.

“Tan solo al momento de guisarla en el sartén con un chorrito de aceite, con unas ramitas de epazote y una pizca de sal, los olores vuelven loco al gusto”, dijo.

La flor de calabaza es un alimento muy requerido actualmente, desde puestos de antojitos hasta en los restaurantes más grandes y reconocidos del país. Se usa para elaborar platillos creativos que llaman la atención del comensal no solo por su sabor, sino por el color llamativo que da esta flor a los platillos.

La flor de calabaza se usa en creaciones que se encuentran tanto en puestos en la calle como en los menús de alta cocina en México. (Gobierno de México)

“Debido a que esta flor una vez cortada tiene una vida muy corta, se consume siempre fresca. Una crema de flor de calabaza o comerla en quesadillas siempre será una delicia, además que es un alimento altamente nutritivo, por su alto aporte de vitaminas y minerales”, dijo el chef.

En los códices de los grupos nativos se habla de esta flor.

Las antiguas culturas prehispánicas la consumían muy a menudo antes de la llegada de los españoles. Los mexicas la utilizaban no solo como un alimento, sino también como un colorante textil en su indumentaria, al igual que otras flores o insectos.

Esta planta puede consumirse desde las flores hasta el tallo. Se cocina en algún platillo o se come cruda.

Por lo regular el campo mexicano la cultiva durante todo el año, aunque su principal cosecha se da de mayo a octubre. Es fácil encontrarla en los puestos de mercados o en los supermercados de cadena.

El aporte nutricional de la flor de calabaza es muy alto, con vitamina C, complejo B, carbohidratos, potasio, calcio, fósforo y magnesio. También contiene ácido fólico, por lo que es un alimento altamente benéfico para quienes lo consumen.

Las calabazas se comen en México desde la época prehispánica y hasta dominan en el arte de la Colonia. Los códices nativos hablan de sus flores. (Gobierno de México)

“Yo suelo consumir la flor de calabaza en quesadillas, en chiles rellenos de flor de calabaza con queso manchego”, dijo Javier Pichardo Moreno, empleado de una tienda departamental en el Estado de México.

“Yo soy del estado de México y su consumo es alto, al igual que los nopales, rábanos y el requesón, más que nada por los puestos de fritangas que hay en cada esquina”.

Para preparar un guiso con flor de calabaza, se recomienda comprar una cantidad generosa, ya que al guisarse se deshidrata y se hace muy poco. Su costo es de 15 a 20 pesos por un manojo con 5 flores, y se recomienda siempre cocinarlas el mismo día que se compran, pues se marchitan muy rápido.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)