Menu

Mucho trabajo iguala a mucho desequilibrio 

Pasarse de las ocho horas de jornada laboral implica enfermedades, estrés y otras consecuencias. 

Para quedar bien con los gerentes, para sacar los pendientes o para ganar más dinero, muchas personas se exceden en sus horarios de trabajo.

“Lo más recomendable para una persona es que trabaje 8 horas, siempre y cuando su trabajo no implique un esfuerzo físico, como es el caso de los trabajadores de talleres o de la construcción. En ellos su tiempo laboral se reduce de 5 a 6 horas”, dijo Irving Sosa Castro, médico general particular de la ciudad de Veracruz, en México.

Los que laboran en empresas, los que son emprendedores y los que se dedican al comercio informal tienen un trabajo que exige un determinado tiempo para laborar, situación que muchas veces se sale de control.

Aunque la jornada laboral en México está establecida en 8 horas, muchos mexicanos trabajan varias horas más.

El horario laboral debe ser moderado para que la gente logre una vida equilibrada. (Marten Bjork/Unsplash)

“Por eso es importante el descanso intermedio, ya que de esta manera le das tiempo de recuperación a la mente y al cuerpo”, dijo el médico.

“De no ser así, las consecuencias son muy serias, comenzando con depresión, fumar en exceso, problemas para dormir, abuso de bebidas alcohólicas, enfermedades del corazón, dolor de espalda, problemas gástricos, osteoartritis, diabetes. Todas estas enfermedades son peligrosas; la que podría tener una consecuencia fatal son las cardiovasculares, pues estas generarían un ataque al corazón y fallecer”, dijo.

En muchas ocasiones se busca generar un ingreso extra, por lo que algunas personas optan por hacer horas extras o, en su defecto, trabajar más para reducir los gastos y el trabajo del día siguiente. Al hacer esto, dejan a un lado su salud y sacrifican horas de descanso.

El insomnio, el estrés, la ansiedad y la obesidad son algunas de las consecuencias de sacrificar la salud para mejorar el sueldo con horas extras, como lo señala el experto médico.

Lo más grave es que el empleado lleve trabajo a su hogar para realizarlo los fines de semana, que son para el descanso. Es un problema sumamente serio, ya que no se descansa pese a no estar en el lugar de trabajo.

La jornada laboral es de ocho horas, pero muchas personas se exceden, lo que implica riesgos a la salud. (Alex Kotliarskyi/Unsplash)

“Trabajo en una empresa de Afores. Por lo regular trabajo 10 horas diarias de lunes a viernes, y los sábados trabajo medio día”, dijo Ismael Landa Aragón, 41 años, empleado de oficina en una institución bancaria dedicada a las Afores [cuentas de jubilación].

“El domingo lo ocupo para descansar, pero me da ansiedad por algún pendiente que se genere y que no lo atienda de manera inmediata, pese a ser mi día de descanso”.

Este ritmo de vida le ha traído estragos a sus 41 años.

“A pesar de que camino mucho, duermo 6 horas y soy fumador. Trato de hacerlo lo menos posible, pero me es difícil. Padezco de hipertensión y estoy medicado para evitar un posible infarto al corazón. Trato de estar tranquilo”, dijo Landa Aragón.

Hoy con la pandemia, muchas personas están trabajando de manera remota, desde casa, lo que puede implicar más tiempo laborando. No está claro a qué hora empieza y acaba el día laboral, y el ‘descanso’ se realiza en el mismo sitio.

Ante esta problemática de salud laboral, las empresas cada vez ponen más atención a la salud de sus trabajadores, pero no siempre hay resultados positivos.

El Dr. Sosa Castro dice es importante encontrar un balance en la vida profesional y personal, un hábito fuera del alcance de muchos.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)