Menu

El aguacate es el toque final en platillos mexicanos

Esta fruta es tan popular que hasta tiene un papel protagónico en el Super Tazón del fútbol americano. 

El aguacate se relaciona tanto con México que se le agrega a casi todos los platillos tradicionales.

Muchas veces confundido con una verdura, el aguacate es en realidad una fruta. Está cargado de beneficios, con dosis importantes de vitaminas A, D, E y B6, así como potasio, hierro y magnesio.

Pero ojo: no todo es miel sobre hojuelas, pues su carga calórica es alta, por lo que especialistas recomiendan consumirlo con moderación.

“Aunque muchos no lo creen, es una fruta. Es delicioso y hay muchos factores por lo cual recomiendo comerlo”, dijo Nancy García, licenciada en Nutrición por la Universidad Veracruzana.

“Pero por otro lado es rico en grasas, por lo que no podemos comernos cuatro aguacates al día. Tenemos que consumirlo con moderación”.

Si bien el aguacate es originario de las partes altas del centro y este de México, hoy se encuentra en gran parte de América Latina y el mundo.

Hasta ha cobrado un gran protagonismo en el Super Tazón del fútbol americano cada año en Estados Unidos. Los estadounidenses comen 8 millones de libras de esta fruta el domingo del juego y se preocupan cuando falta en los mercados. Se usa principalmente para hacer guacamole.

Mientras tanto, en los países latinoamericanos es común ir al supermercado o a los tianguis y encontrarlo al alcance de nuestras manos, pero su cultivación ha tenido que adaptarse. El árbol de aguacate puede llegar a medir hasta 20 metros de alto.

Hoy, se ha logrado mantener la altura entre los 8 y 12 metros, lo que facilita su producción.

Los platillos mexicanos suelen acompañarse de aguacate. Es importante no pasarse en la cantidad. (Christian Valera Rebolledo/Café Words)

No es un alimento recomendable para quienes buscan cuidar su peso.

“Lo único malo con él es que es muy alto en calorías, el 85% de sus calorías son grasa”, dijo la nutrióloga. “Un aguatace de tamaño normal tiene aproximadamente 200 calorías. Si nos comemos un aguacate en cada comida, es demasiado. La porción ideal es de un octavo por comida, y eso es equivalente a un taquito de aguacate”.

¿Cómo pedirle al mundo que deje de comerlo cuando su sabor es casi ideal?

Tanto en México como en América Central, el aguacate es importante y tradicional en la dieta diaria desde antes de la llegada de los europeos. Se utiliza para acompañar el pan, en las ensaladas, como guarnición y para preparar guacamole, entre otras cosas.

México está a la cabeza de su producción, con más de 2 millones de toneladas anuales, seguido de República Dominicana, Perú, Indonesia, Colombia y Brasil, según datos de la Food and Agriculture Organization (Faostat), de las Naciones Unidas.

“Lo bueno del aguacate es que lo podemos combinar prácticamente con todo. Debido a que la grasa que contiene el aguacate es monoinsaturado, no nos va a subir nuestros niveles de colesterol”, dijo la nutrióloga.

Al aguacate se le conoce con ese nombre en países como México, Ecuador, Paraguay, Venezuela, Colombia, Estados Unidos y toda Centroamérica. Para Argentina, Bolivia, Chile, Perú y Uruguay, simplemente es ‘palta’.

Tiene una gran aceptación entre las familias mexicanas.

“La verdad que aquí en la casa no puede faltar el aguacate y las tortillas, así de importante. Por eso cuando sube el precio nos preocupa, porque es limitarnos de comer aguacate”, dijo María de Lourdes Ortiz, pensionada mexicana. “Para mí el aguacate es noble, se lleva con todo”.

La salsa de guacamole se prepara con aguacates, chiles y cebolla. (Christina Rumpf/Unsplash)

Receta para preparar un guacamole

  • 3 aguacates de tamaño medio
  • 1 chile jalapeño finamente picado (chile cuaresmeño)
  • 1/4 de cebolla finamente picada
  • Cilantro finamente picado
  • 1 limón
  • Aceite de Oliva
  • Sal

“En un recipiente recolectas el resultado de los aguacates y lo vas a batir. Una vez obtenida la mezcla, le vas a sumar el chile, la cebolla y el cilantro, e inmediatamente después le agregas sal y aceite de oliva al gusto. Es importante darle un toque de limón para evitar la oxidación del aguacate; es solo un toque, unas gotas”, dijo Silvia Nicte-Ha, licenciada en Gastronomía por la Universidad Mexicana.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)