Menu

Leche con alcohol: ‘pajarete’ es tradición en Jalisco

Se prepara con leche sin pasteurizar y proporciona las calorías para trabajar en el campo. 

Un poquito de alcohol en el desayuno puede alegrar la mañana a cualquiera, sobre todo a quienes viven en Jalisco. Acostumbran preparar la bebida llamada ‘pajarete’, una mezcla de leche y alcohol.

“En mi familia acostumbramos a tomar ‘pajarete’ mi esposo y yo”, dijo Yolanda Aurora Sánchez Monzón, residente de la ciudad de Tonalá en el estado de Jalisco.

“A mis niños no les doy por la cuestión de que lleva alcohol; ellos toman leche solita. Nosotros nos cae muy bien por la mañana porque nos da mucha energía y nos vamos a trabajar bien despiertos”, dijo.

La gente de Jalisco, México, se arma de energía con un desayuno de leche bronca con alcohol. (Urvashi Makwana)

En el estado de Jalisco, se acostumbra en el desayuno tomar “pajarete, pájaro o pollo”, una bebida hecha a base de leche bronca (leche sin pasteurizar), mezclada con alcohol de caña, chocolate o café, endulzado con piloncillo o azúcar.

“La leche nos la traen a vender y compramos como 5 litros para la semana. El alcohol igual lo compramos en una tienda de licores, más que nada por seguridad y saber que es alcohol de consumo humano”, dijo Sánchez Monzón.

Aunque es de origen jalisciense, también se consume en otros estados como Michoacán, Guanajuato y Colima.

Parecido a una malteada, esta bebida depende de la cría del ganado. Las familias de zonas rurales salen a la ordeña de vacas, y de manera inmediata la preparan como algo rápido en lo que se regresan a desayunar.

Según la costumbre popular, también se recomienda beber ‘pajarete’ cuando se consumió sin moderación bebidas alcohólicas. Es bueno para la resaca del día siguiente, pues se dice que quita los malestares como el dolor de cabeza y la deshidratación, y que da energía.

La leche con alcohol y azúcar proporciona las calorías que la gente del campo necesita para laborar. (Elnaz Asadi/Unsplash)

Al mismo tiempo, la bebida presenta sus riesgos.

“Tomar leche sin pasteurizar [leche bronca] con alcohol de caña sería un poco agresivo para el estómago en las mañanas, depende de la costumbre de la gente”, dijo Marco de Jesús Zarate Olvera, 44 años, médico general en Veracruz.

“Pero lo más recomendable es que no se beba bebidas alcohólicas tan temprano, a pesar de estar rebajadas en este caso con leche. Esto provocaría una posible gastritis a un corto o mediano plazo por lo agresivo o fuerte que es el alcohol, ya que dañaría la mucosa del estómago de la persona que lo consume” dijo.

Además, la leche sin pasteurizar puede llevar bacterias peligrosas que afectan sobre todo a niños, mujeres embarazadas y personas con el sistema inmunológico débil.

En los mercados de Jalisco, hay locales donde ofrecen un desayuno típico de la ciudad: carnitas de cerdo o tortas ahogadas [pan relleno de carnitas, bañado en salsa], y se acompaña con un pajarete endulzado con azúcar o miel.

La bebida cuesta 30 pesos.

En otros estados como Colima, Michoacán y Guanajuato, se le agrega también canela, mazapán u otros dulces. Probar nuevos sabores en la mañana puede resultar interesante, siempre y cuando se esté bien de salud, y más si es la primera vez que se prueba esta bebida.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)