Menu

Marimberos alegran el ambiente en todo momento

La pandemia ha golpeado su fuente de trabajo, pero estos músicos animados no dejan de tocar. 

Desde la seguridad de la casa, muevan la cadera y disfruten los tonos suaves y alegres de la marimba que se toca en las calles de Veracruz.

Retratada en el cine y la televisión, la marimba se asocia a estados colindantes al Golfo de México, en particular Veracruz.

El instrumento goza de una gran aceptación, no solo por parte de los habitantes de dicho estado, sino también por parte de turistas nacionales y extranjeros que la buscan tan pronto ponen un pie en la ciudad.

Hoy, los tonos casi se han silenciado.

Las notas musicales, extraídas de las maderas que la conforman, se han visto eclipsadas durante la pandemia de COVID-19, debido al confinamiento y a los bajos niveles turísticos que la entidad veracruzana registra desde abril de 2020.

“Ha sido una lucha frente a frente con la pandemia, primero porque nos tuvimos que encerrar varios meses del año pasado igual que muchos en el mundo”, dijo José Enrique Guerrero, de 55 años, y director de la marimba Puerta del Sol. “Luego por las restricciones de las autoridades y también esperar porque entre los integrantes ya tuvimos dos casos de COVID-19”.

La marimba es un instrumento de percusión que se erige de una serie de láminas de madera de distintos tamaños, cada una con una altura de sonido diferente. Se golpean con mazos de punta de hule o algodón para producir notas musicales.

Las láminas de madera se colocan en dos filas y a diferentes alturas para producir sonidos al ser golpeados suavemente con mazos. (Alena Jarrett/Unsplash)

De origen africano, la marimba encontró en el continente americano buena acogida, principalmente en países como México, Guatemala y Costa Rica. En los dos últimos es incluso uno de los símbolos nacionales.

Hoy, este instrumento es otro testigo de la pandemia mundial.

“Antes de la pandemia no sufríamos por trabajo, porque siempre estaban los turistas o había una fiesta que amenizar”, dijo Guerrero.

“Ahora por momentos no hay ni turistas ni fiestas, por el contrario, a veces solo hay puertas cerradas porque sin restaurantes o atractivos abiertos no hay campo para nosotros”.

Pese a todo, la marimba Puerta del Sol se abre paso en el casco histórico de Veracruz, haciéndose sentir a través de las notas musicales que dan vida a piezas ampliamente reconocidas por los mexicanos, como ‘Veracruz’ y ‘Noche Criolla’, ambas del emblemático compositor Agustín Lara.

“Cuando hay turistas o nos sale una fiestecita, nos piden de cajón ‘La Bamba’ porque es como un himno muy veracruzano”, dijo el experto marimbero. “El repertorio de Agustín Lara, ‘Cielito Lindo’, es otra que no puede faltar. Ahora sí que es lo que el público te pida, porque hay unos muy exigentes, pero siempre quedan satisfechos”.

La marimba es un tipo de vibráfono que se golpea para producir tonos. Quienes la tocan hoy enfrentan una crisis, aunque siguen alegrando con su música. (Fitnish Media/Unsplash)

Si bien se dice que la música beneficia a la salud, en tiempos de pandemia este dicho se pone a prueba, pues de acuerdo con Guerrero, la música de su marimba ayuda en mucho a sobrellevar el estrés y la ansiedad que vienen de la mano con el confinamiento.

“Mucho se dice que la música ayuda, y yo creo que sí, y más ahora con esto de la pandemia, porque nosotros empezamos a tocar y la gente cambia su semblante”, dijo. “Ves como si se relajaran y empiezan a mover. Eso nos llena a nosotros como marimberos, saber que hacemos algo bueno por las personas”.

Así, en medio de una crisis económica y laboral que pone en jaque el sustento de su familia, José Enrique Guerrero, y el resto de los marimberos, sortean el halo que ensombrece a la ciudad durante la pandemia, siempre con ánimo y precaución.

“Mientras Dios nos preste vida, habrá marimba en Veracruz, y no solo nosotros porque aquí hay muchas marimbas, pero hablando por la nuestra, aquí estamos, ahora sí que como los músicos del Titanic, tocando en medio de la catástrofe”, dijo.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)