Menu

Hija del nopal, la tuna es una fruta amada en México 

Este alimento que resalta en el escudo nacional se prepara de varias formas y tiene cualidades medicinales. 

Una fruta que es característica y representativa de México y tiene un peculiar sabor es la tuna.

Este fruto es producto de una especie de nopal. Los estados mexicanos con la mayor producción de tuna son el Estado de México, Puebla y Zacatecas.

La tuna es muy versátil. Los tallos se usan en ensaladas y su fruto — conocido también como ‘higo chumbo’, o como ‘prickly pear’ — se prepara en una gran variedad de recetas. Se come como fruta fresca, en sándwiches, en sopas o en platos fuertes.

El nopal que da esta fruta crece en climas áridos y secos. Los animales de estos ecosistemas suelen devorar el fruto.

La tuna puede pelarse y consumirse como una agua fresca. (Charlie Moron/Café Words)

Hay muchas variedades de la tuna en América Latina, pero es en México donde abundan.

Las hay en colores rojo, rojo vino, verde o amarillo anaranjado, y se dan en el Centro y Occidente de México, aunque también se les ve en el sudoeste de Estados Unidos, un lugar árido, semiárido y propenso a la sequía.

La leyenda azteca en la cual se inspira el escudo nacional habla sobre la fundación de la ciudad de Tenochtitlán, hoy la Ciudad de México. El escudo tiene tres tunas rojas en el nopal para ilustrar este relato prehispánico.

El territorio mexicano cuenta con 20 mil productores de tuna, según cifras oficiales del gobierno del país. Estos trabajadores cosechan 48 mil hectáreas y obtienen aproximadamente 352 mil toneladas anuales de esta fruta.

“En esta temporada la tuna escasea, ya que no es su fecha de cosecha, sin embargo puede haber un poco aún”, dijo Mauro Castellanos Rocha, locatario del mercado Malibrán.

“A partir de junio se puede encontrar en los mercados y hasta en los semáforos, donde la venden ya fría y pelada. Es una fruta muy fresca y dicen que ayuda a combatir muchas enfermedades estomacales”.

Los mexicanos resaltan las propiedades sanas de este alimento.

“Yo sé que un vaso de agua de tuna en ayunas, para combatir la gastritis y las úlceras en el estómago, es bueno, pero son enseñanzas que te dan desde chico”, dijo Castellanos Rocha.

El territorio mexicano está repleto de nopales, la planta que da esta fruta, y hasta hay uno en la bandera. (Miguel Urieta/Unsplash)

Hay diferentes maneras de prepararla.

“La gente la consume mucho en agua, aunque también se la comen como cualquier otra fruta acompañada de chile y limón. Es una fruta muy económica, ya que el kilo de tuna ronda entre los 18 a 20 pesos, por lo cual es muy accesible para el ama de casa”, dijo Castellanos Rocha.

La mayor parte de las regiones con tuna son silvestres, siendo menos las que se cultivan para su consumo. La cosecha se hace entre julio y septiembre, para poder exportar la tuna a Estados Unidos, Canadá y en menor proporción a Chile, Holanda, Alemania, Bélgica y Francia.

“Mis hijos siempre comieron tuna”, dijo Socorro Pérez, pensionada de 78 años. “Nuestra familia tiene rancherías y este tipo de alimentos siempre nos han gustado”.

Este fruto emblemático del país es conocido por sus propiedades medicinales.

“Yo crecí sabiendo que el jugo de tuna baja la fiebre, pues me lo daban cuando estaba enferma, además de que ayuda al estreñimiento”, dijo Pérez.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)