Menu

‘Piercings’ ganan terreno en América Latina 

Una vez consideradas algo negativo, hoy las perforaciones de todo tipo son populares y más aceptadas. 

La popularidad de las perforaciones, los ‘piercings’, vive un auge, principalmente entre las nuevas generaciones.

En las orejas y en el rostro, ganan terreno en América Latina, donde es cada vez más común encontrar locales especializados en la materia.

Esta moda está fuertemente ligada a la de los tatuajes. Para algunos, hacerse uno representa un acto de rebeldía.

“El primero me lo hice en la oreja a los 17 años, y por supuesto mis papás no lo vieron con buenos ojos porque era menor de edad, pero yo siempre he sido un alma rebelde”, dijo Rafael Sosa, de 28 años, originario de Veracruz, México. “Quizá en ese momento quería resultar más atractivo y sobresalir de entre mis amigos”.

Hoy, los ‘piercings’ se alejan cada vez más de la imagen oscura que tenían durante mucho tiempo. Han tomado un papel relevante en el mundo moderno, como una manera de destacar.

“Es el deseo mismo de sentirse diferente a los demás”, dijo Sosa. “Por eso de la oreja pasé sin dolor a la nariz. En total tengo cinco perforaciones; me gusta cómo se ven todas”.

Esta moda va en aumento, y es cada vez más aceptada por la sociedad en general. (Kaitie Barnes/Unsplash)

Sosa dice que cada uno debe tomar la decisión si hacérselos o no.

“Pero es una decisión personal; por eso, cuando me preguntan mis amigos si ellos también deberían hacerse uno, les digo, ‘hagan lo que les ayude a ser felices consigo mismos’”.

En la actualidad, los más solicitados en los estudios profesionales son los de las orejas, seguidos de la nariz, los labios y el ombligo. En todos los casos cada perforación tiene su nombre y significado, aunque muchos se los realizan simplemente por moda.

“Me preguntan qué ‘piercing’ me hago, qué ‘piercing’ va más con mi personalidad; es muy difícil porque cada persona es un mundo, pero sí, es verdad que ahora cada vez se hacen más perforaciones”, dijo Javier Díaz, perforador profesional con su estudio en la Ciudad de México.

“No hay que juzgar, porque el tema puede ser meramente estético, pero también hay otros de tema funcional”.

Para Díaz, de 45 años, el ‘piercing’ puede ser visto como una cuestión de estética. “Como yo digo, entra una persona, y sale con perforación, y sigue siendo ella misma, solo que con un adorno”.

Las perforaciones permiten a las personas destacar y elegir un adorno que las represente. (David Fanuel/Unsplash)

Algunos dicen que la moda de las perforaciones viene envuelta con cierto magnetismo. Díaz cuenta que, en general, quien se hace su primer ‘piercing’ suele hacerse otro.

Un ejemplo famoso es el del ‘Diablo Alemán’ Rolf Buchholz, de 61 años, quien porta 450 perforaciones en su cuerpo.

“Muchas personas dicen que el tema engancha, porque te haces un ‘piercing’ y te haces otro, y sientes la necesidad de otro. ¿Por qué? Por la sensación de hacerlo; es algo nuevo, íntimo, muy tuyo, cambiar una zona de tu cuerpo” dijo Díaz.

Díaz recomendó siempre acudir a un sitio especializado en la materia, para evitar riesgos.

Los materiales deben ser siempre estériles, como por ejemplo las agujas y la pieza o piezas a colocar, además de que el estudio o local debe contar con certificaciones o permisos sanitarios.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)