Menu

La bugambilia da bienvenida a la primavera

Nativa de México y gran parte de América Latina, esta planta atrae por su flor colorida que brota en marzo. 

Cuando la primavera llega a México, trae consigo la flor de bugambilia.

A mediados de marzo, el país se llena del color con esta planta que marca el cambio de estaciones y el fin del invierno.

De nombre científico Bougainvillea glabra, es endémica de los estados del centro y sur de México y se encuentra en muchos rincones del país.

“Desde que tengo uso de memoria, las bugambilas me han acompañado”, dijo Rosario Oropeza, pensionada de 85 años. “En la casa donde vivía con mis papás, en la casa de mis abuelos y ahora en esta que es mi casa, las tenemos. Recuerdo que decían que eran flores de enamorados”.

Alrededor del mundo la bugambilia florece en España, Perú, Chile, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Honduras, Cuba, República Dominicana, Venezuela, El Salvador, Colombia, Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Brasil, lo que la hace una flor muy ‘latina’.

La bugambilia crece en climas cálidos y húmedos y da una flor de color profundo. (Charlie Ramirez/Café Words)

Esta planta se da en enredaderas que pueden medir de 1 a 12 metros de altura, en cualquier terreno. Se enredan con otras plantas, dándose en zonas lluviosas, todo el año, en áreas húmedas.

Es común encontrarla en las paredes de casas, como lo que se llama un ‘arbusto trepador’. Se extiende por construcciones y árboles y posee un tallo leñoso con espinas y hojas alargadas, así como tres flores rodeadas por brácteas con colores llamativos.

La planta de clima cálido se da en zonas semicálidas, semisecas y templadas. Puede cultivarse en jardines, aunque también crece de forma natural en la selva tropical y zonas montañosas.

Además de su color llamativo, esta flor gana puntos por sus propiedades medicinales.

“Se dice que se puede hacer un té te bugambilia”, dice Oropeza. “Es un antiguo remedio casero para cuando tenías tos”.

Las bugambilias pueden cultivarse en el jardín de la casa, o pueden darse en la naturaleza. (Charlie Ramirez/Café Words)

La planta no necesita muchos cuidados, dice Eduardo Martínez Urrea, propietario del vivero Verde Vida en Veracruz, México, aunque es sensible al frío los primeros años. Al crecer se torna más fuerte y resistente.

“En los últimos años la gente se la lleva porque era una planta con flores muy bonitas. La vendemos en 65 pesos y se puede plantar de manera fácil y conservar gracias al clima cálido y húmedo de las zonas costeras”, dijo Martínez Urrea.

Las flores se dan principalmente en otoño y primavera, con colores que son más brillantes al comienzo de la primavera. Este brote de color atrae a la gente.

“Antes vendíamos alrededor de 10 plantas por mes; ahora es más, gracias a las redes sociales, en donde su atractivo ha incrementado por sus colores brillantes”, dijo Martínez Urrea.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)