Menu

El teatro musical atrae a fans en México

Aunque es un género que llegó de fuera, ha ganado su lugar en el país con producciones espectaculares. 

Se dice que la música alegra el alma, y el teatro musical trae mucha alegría a su paso.

En México hay muchos fanáticos de estas producciones, que pueden ser locales u ofertas de otros lugares, como Broadway en Nueva York, traducidas y montadas con actores mexicanos.

Marylú Alvarez tiene 21 años y es estudiante de Enseñanza de las Artes en la Universidad Veracruzana. También conforma parte del público asiduo de las obras de teatro musical.

“A pesar de que el teatro casi no se ve en México, este tipo de entretenimiento, el teatro musical, es llamativo, pues en muchas obras recurren a la comedia y eso atrae al público”, dijo la joven.

Muchos se preguntan cómo comenzó esta pasión por el teatro musical, y la respuesta se halla en los viejos montajes de ‘Old Broadway’.

“Aquí, se fue obteniendo su propio estilo de las obras que salían en el extranjero”, dijo Álvarez. “Estas lograron posicionarse como historias de gran calidad que muchos deseaban ver. México comenzó a hacer algunas adaptaciones de ellas”.

Así, llegaron a México títulos como ‘La Novicia Rebelde’, ‘Violinista en el Tejado’, y ‘Gypsy’.

“Esto aumentó el interés general de los conocedores y amantes de la música, la literatura y la danza que hasta ahora se ven”, dijo Álvarez.

A esto se le sumó una calurosa temporada a la cual miles de espectadores acudieron para observar a actores impresionantes con voces potentes.

El talento y el melodrama despertaron el interés de muchos inversionistas, pues apostaron también por las carreras de cantantes y profesionales en la actuación, como Lolita Cortés.

Estudiantes de la Escuela Secundaria 130 de Veracruz presentan un proyecto musical basado en el género regional mexicano. El teatro musical como género ha ganado terreno entre los mexicanos. (Christian Valera Rebolledo/Café Words)

En la década de 1990, OCESA, una promotora de espectáculos, propuso proyectos muy imponentes que fueron un parteaguas dentro del teatro musical. A partir de ese momento, el teatro en México se elevó, tanto en la educación como en el entretenimiento y la posibilidad de una profesión.

“Desde antes de las obras que se puedan traer a la mente, el teatro musical está presente en México desde 1952. Estoy dando un año aproximado porque no hay referencias anteriores bibliográficamente hablando”, dijo Fabián de la Cruz Polanco, autor del libro ‘Magia pura y total: historia del teatro musical en la Ciudad de México, 1952–2011’. “Para conocer sobre este género teatral en nuestro país, hay que acudir a las hemerotecas y a las placas que hay en los mismos teatros”.

Obras importantes que han llegado al país incluyen ‘Jesucristo Superestrella’, ‘RENT’, ‘El Fantasma de la Ópera’ y ‘Chicago: El Musical’. Esta última es considerada como una de las mejores preparadas a nivel América Latina.

El escritor dice que México logró estar a la altura de montajes internacionales, en muchos casos con una mejor calidad en cuanto a escenografía, espacialidad, elenco y musicalización, al nivel de las producciones de Nueva York o Londres.

Gracias a esto, se amplió el panorama para actrices y actores especializados en canto y baile. Han podido trabajar además fuera del país, como en España, Argentina y Brasil.

Otras obras tienen raíces más cercanas. Una de las obras más influyentes del siglo XXI es ‘Hoy No Me Puedo Levantar’, con canciones de la icónica banda española ‘Mecano’.

Proyecto “La Voz” se presenta en el Teatro Francisco Javier Clavijero, en Veracruz, México. (Christian Valera Rebolledo/Café Words)

También se colocaron en la mira internacional. Se les ha tomado como referente no solo como competencia, sino como una parada casi indispensable para conocer mejor el trasfondo de este medio de entretenimiento.

De la Cruz  Polanco dice que, “Es importante que la gente conozca la historia del teatro musical en nuestro país que hasta el día de hoy sigue siendo un género muy explotado, vigente”.

Sin embargo, reconoce sus retos. “Quizá ahora mismo no porque estamos en época de pandemia”, dijo.

La del teatro musical es una industria dura, cara y difícil de mantener, aun en épocas buenas. Ahora, sus ‘fans’ recomiendan apoyarla de la forma que sea, sobre todo con la pandemia, cuando el público no puede asistir en vivo al teatro.

“Yo recomiendo en estos tiempos salir de lo tradicional”, dice Álvarez. “Ver una obra de teatro musical a través de plataformas digitales puede no ser una experiencia completa, pero es una forma de apoyar y de sumergirse en este arte que, incluso antes de la situación sanitaria, ya estaba golpeada”.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)