Menu

Cirugía estética abunda en América Latina

A pesar del costo y de los riesgos, pacientes en México, Brasil y Colombia prefieren el procedimiento. 

La cirugía estética ha ido en aumento en América Latina en años recientes.

En la década de 1990, este procedimiento se popularizó entre mujeres de alto poder adquisitivo. Al mismo tiempo, los decesos por intervenciones clandestinas ocuparon titulares en medios de comunicación.

Aun así, dicho procedimiento llegó a América Latina para quedarse. Hoy, Brasil, México y Colombia son los países donde se realiza el mayor número de operaciones, de acuerdo a informes de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética.

El miedo no detiene a quienes buscan estos procedimientos.

“Me daban escalofríos nada más de pensarlo, entrar al quirófano, perder el conocimiento y despertar siendo otra. Con todo y eso en la mente la decisión ya estaba tomada y mi mamá me apoyaba”, dijo Amairani Amaro Morales, una mexicana que en 2019, se sometió en una sola intervención al aumento de busto y glúteos, así como a una lipectomía abdominal y una liposucción.

Muchas personas prefieren la cirugía por encima de otros procedimientos menos arriesgados. (Bofu Shaw/Unsplash)

Si bien Estados Unidos es el país donde más cirugías plásticas se realizan cada año, México ha cobrado fuerza en el tema, debido al reforzamiento del contexto legal de la práctica, mediante las reformas a la Ley General de Salud, así como al trabajo de grupos colegiados como la Asociación Mexicana de Cirujanos Plásticos.

Lo anterior permite que personas como Amairani, a sus 24 años, accedan con seguridad a intervenciones quirúrgicas de amplio espectro.

“Yo ya me había visualizado”, dijo Amaro Morales. “Desde mi nacimiento he sido una chica frondosa, por lo que sabía bien qué era lo que quería. Y encontré en mi médico a un profesional de confianza”.

El costo de la cirugía no las detiene.

“Sí fue una suma grande la que invertí”, dijo Amaro Morales. “Invertí en belleza y salud, pero hoy me siento segura de mí, me siento cómoda con mi nueva personalidad y creo que mi familia y mis amistades lo notaron apenas logré la recuperación”.

Sin embargo, esta práctica conlleva sus riesgos. La Asociación Americana de Cirujanos Plásticos reporta que, en 2019, se habían registrado al menos 20 defunciones por cada cien mil lipoaspiraciones realizadas en el mundo al año.

Los médicos apuntan a que es importante que los pacientes conozcan tanto los riesgos como los beneficios.

“Recomiendo la cirugía siempre y cuando el paciente esté bien informado y seguro de todos los pros y los contras, así como opciones terapéuticas”, dijo Esteban Waliszewski Zamorano, médico egresado de la Universidad Veracruzana y con maestría en Medicina Estética y Longevidad por el Centro de Estudios Universitarios del Conde.

Hay otros procedimientos que no requieren de cirugía, aunque es el método preferido. (Sam Moqadam/Unsplash)

Además, recientemente la cosmetología ha cobrado fuerza, al ser un proceso poco invasivo que en la mayoría de sus casos no requiere hospitalización.

“Cuando el paciente quiera ver cambios más rápidos y duraderos, la recomiendo [la cirugía], pero depende mucho de cada persona. Una cosa no sustituye a la otra; de hecho es un complemento”, dijo el experto.

También hay otras opciones para quienes no quieren una operación invasiva.

“De tal forma que procedimientos estéticos como el plasma rico en plaquetas, la mesoterapia facial, el ultrasonido altamente focalizado, los hilos tensores, la toxina botulínica y los rellenos sean una opción para aquellas personas que no desean pasar por un quirófano”, dijo Waliszewski Zamorano, quien tiene una clínica dedicada a dichos tratamientos.

Aun así, en América Latina, la cirugía plástica continúa siendo la opción más popular entre quienes deseen marcar su personalidad mediante modificaciones a su aspecto físico, a pesar del costo y de los posibles riesgos.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)