Menu

Destapar lo abandonado: la exploración urbana 

Esta práctica popular en todo el mundo permite a la gente descubrir los posibles secretos de lugares en desuso. 

Recorrer casas, fabricas y terrenos abandonados es emocionante para los exploradores de la exploración urbana, o ‘urbex’.

Actualmente existen grupos de personas en todo el mundo que se dedican a esta actividad, y México cuenta con algunos.

A los participantes les mueve mucho el conocer lugares que jugaron una importancia en la ciudad. Lo que empieza como una diversión o pasatiempo se transforma en la práctica de expediciones profesionales con equipo.

A veces van con la esperanza de toparse con algo ‘paranormal’.

“Hemos recorrido panteones, parques que antiguamente fueron panteones, fábricas abandonadas, edificios de departamentos, etc.”, dijo Sandra Martínez Cabrera, de 32 años, exploradora urbana y empleada en un supermercado en la ciudad de Boca del Río, Veracruz. “Llama mucha la atención cuando comentan que ahí se registran hechos paranormales”.

Los edificios abandonados dentro de las grandes ciudades tienen muchos secretos por descubrir cuando uno practica la exploración urbana. (Mick de Paola / Unsplash)

Regularmente este tipo de expedición se hace en horas cuando no se llame la atención. Quienes la llevan a cabo no quieren que nadie les moleste durante su recorrido, así que por lo regular los hacen de noche.

“Nuestros recorridos los hacemos de manera nocturna, ya que es la única manera en que nosotros podemos explorar sin que nos molesten”, dijo Martínez Cabrera.

Si un lugar tiene un cuidador, este suele dar el permiso a estos grupos de exploradores.

Para la práctica de ‘urbex’ no se necesita una gran inversión. Solo hay que tener unos tenis o botas de trabajo, una playera y un pantalón amplio y cómodo, una mochila con un equipo de primeros auxilios, una botella de agua, linternas, baterías, cerillos o un encendedor, cuerdas, una navaja y tijeras, dice Martínez Cabrera.

Hay que estar consciente de que los lugares pueden estar muy sucios, de difícil acceso y hasta cierto punto incómodos, con fauna nociva por el alto grado de abandono que pueden tener algunos inmuebles.

Martínez Cabrera dice que hay muchos lugares por descubrir en la ciudad de Veracruz.

“Hasta el momento hemos recorrido el Parque Ecológico, La Tabacalera, Reino Mágico, el edificio de departamentos Ocampo, la construcción abandonada sobre la avenida Rafael Cuervo, por mencionar los lugares más famosos o conocidos”, dice.

“También hemos hecho recorridos en los panteones, sobre todo porque la gente ha despertado más curiosidad en lugares donde comentan que hay actividad paranormal”.

Edificios, casas, fábricas y panteones son los mejores lugares para llevar a cabo una exploración urbana. (Mick de Paola / Unsplash)

Como parte de las reglas de la expedición, los miembros del grupo no pueden separarse, para así estar siempre juntos y no dejar nadie atrás. Además, respetan los lugares.

“Como grupo siempre tratamos de respetar las instalaciones o edificios abandonados que llegamos a visitar, con el propósito de no dañar sus estructuras”, dijo Alberto Magaña Cortes, de 36 años, trabajador portuario y miembro fundador del grupo de exploración urbana en la ciudad de Veracruz.

“Siempre grabamos nuestros recorridos”, dice. “No lo difundimos porque la gente por curiosidad hace cosas que no debe y solo nos dificulta nuestra exploración. Por eso los miembros del grupo llegan por invitación de algún miembro y se les explica cómo es lo que hacemos, así como también las reglas que tenemos en el grupo”.

Estos exploradores recomiendan que, si se hace alguna exploración urbana, se avise a algún familiar qué edificio se va a visitar.

También recomiendan ir en grupo, pues muchas veces son lugares peligrosos y de difícil acceso.

Dicen que ver las instalaciones e imaginar cómo era el edificio cuando funcionaba es verdaderamente emocionante.

“Sentimos mucha adrenalina al recorrer lugares con historia”, dijo Martínez Cabrera.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)