Menu

La gelatina de mosaico alegra la mesa de postres

Fácil de preparar y atractivo para la vista, este platillo es popular en América Latina. 

La gelatina es uno de los postres más populares de América Latina, además de ser fácil de preparar.

Como puede hacerse en diferentes colores y sabores, la gente piensa en creaciones atractivas, como la ‘gelatina de mosaico’.

“Sin duda es uno de los postres más sencillos de preparar, y de los más conocidos, no solo en México, sino en América Latina. La gelatina de mosaico nos acompaña en todo momento porque se puede servir en cualquier festejo o reunión”, dijo Silvia Nicte-Ha, licenciada en Gastronomía por la Universidad Veracruzana.

Este postre llegó al continente americano en la época del virreinato, como un alimento considerado solo para las clases sociales altas. Se catalogaba como un postre muy exclusivo.

Con el paso del tiempo, cada hogar lo adaptaba, y ahora la gelatina se consume en comidas diarias y en festejos; la de mosaico es normalmente la elegida para las celebraciones.

La gelatina también se vende en vasos individuales, en diferentes colores y sabores. (Girl with red hat/Unsplash)

“La historia la marcó como un postre exclusivo, pero hoy puede ser elaborado y consumido por cualquier persona, sin importar estatus sociales como era antes”, dijo la chef.

Se sirve en los festejos porque la presentación es estética, por la combinación de sus colores rojos, azules y verdes con fondo blanco. Es fácil de preparar en casa, y también se vende en panaderías, tiendas de abarrotes o con vendedores ambulantes. Hay desde moldes completos de gelatina hasta vasitos individuales.

La gelatina de mosaico es uno de los postres preferidos de las amas de casa latinoamericanas.

“En lo personal disfruto mucho de ella”, dijo Cristina Rebolledo, pensionada mexicana que come seguido este postre. “No es tan rápida de hacer como otras gelatinas porque aquí mezclas distintos sabores; debes tener listos todas las demás gelatinas al momento de hacer la base, pero a pesar de su complejidad, es deliciosa”.

Este postre está elaborado de varios cubitos de gelatina que ya cuajaron previamente. Después, estos se mezclan con más gelatina dulce. Suele hacerse de fresa, limón o de leche, pero puede tener otros ingredientes, como frutas, para que los sabores y colores combinen a la vista y al paladar.

La gelatina de mosaico tiene una base de gelatina de leche y cubos de gelatina de agua en diferentes sabores y colores. También puede llevar fruta. (Christian Valera Rebolledo/Café Words)

Receta para hacer gelatina de mosaico

Alcanza para 12 porciones

Ingredientes

1 paquete de gelatina sabor uva (35 g)

1 paquete de gelatina sabor fresa (35 g)

1 paquete de gelatina sabor limón (35 g)

1 paquete de gelatina sabor piña (35 g)

8 tazas de agua caliente

1 lata de leche condensada La Lechera®

1 lata de leche evaporada Carnation® Clavel®

1 cucharadita de esencia de vainilla

4 sobres de grenetina (7 g c/u) disuelta en 1/2 taza de agua y fundida a baño María

Instrucciones, según la chef Silvia Nicte-Ha

“Disuelve cada una de las gelatinas de sabor en dos tazas de agua caliente. Viértelas por separado en moldes rectangulares y refrigera para que cuajen. Retira del refrigerador y córtalas en cubitos; combínalos y colócalos en un molde para gelatina ligeramente engrasado”, dice la chef mexicana.

“Licua la leche condensada junto a la leche evaporada junto con la esencia de vainilla; con la licuadora encendida agrega, poco a poco, la grenetina previamente disuelta. Vierte la preparación anterior en el molde con los cuadros de las gelatinas de sabores y refrigera hasta que cuaje; desmolda y ofrece. Puedes engrasar el molde con un poco de aceite para que la gelatina se desmolde fácilmente”, dijo la especialista en gastronomía.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)