Menu

Antojitos atraen por igual a mexicanos y extranjeros 

Hay una gran variedad de estas delicias, aunque pueden parecerse entre sí. 

La variedad de antojitos mexicanos ha conquistado a los paladares extranjeros más exigentes

Estos antojitos pueden ser muy similares, y muchas veces el ingrediente base es la masa de maíz. Aunque se vean similares, su preparación y presentación son muy diferentes y varían por región del país.

Los sopes, también llamados ‘pellizcadas’ en el centro del país, en específico en la Ciudad de México, son pequeñas tortillas con bordes hechos a base de pellizcos, preparados en comal con frijoles. Pueden estar acompañados de algún guisado de carne de cerdo, res o pollo, lechuga, queso desmoronado y salsa.

Mientras tanto, en el estado de Veracruz, hay un antojito muy parecido, llamado ‘picadas’. La diferencia es que la tortilla es más grande y se fríe con un poco de manteca (grasa de cerdo). Se le añade salsa roja, verde o de mole, o de tomate si no se tolera el picante, rodajas de cebolla y queso desmoronado. Puede ponérsele algún guiso o huevo revuelto, pero no es obligatorio.

Los sopes llevan una tortilla más gruesa y con un borde alrededor. (Gobierno de México, Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural)

A todo mundo se le antoja; por eso se les llama ‘antojitos’. A los turistas en particular les llaman la atención.

“Aquí en el restaurante han llegado todo tipo de clientes. Los turistas norteamericanos son los que más contentos se van, ya que cuando prueban las picadas o empanadas, dicen que el sabor es muy loco, que es un sabor muy rico”, dijo Mariana Villaseñor Cruz, cocinera veracruzana del restaurante Refugio del Pescador, de la Plaza Gastronómica en Veracruz.

“Solo fue una empanada de masa de maíz con queso adentro, freída en aceite, con salsa verde, crema y queso para que quedaran totalmente contentos con el sabor”, dijo.

En el estado de Oaxaca, es común que en los mercados se ofrezca para el desayuno la ‘memela’, una tortilla gigante cocida en el comal. Por dentro se le agrega quesillo, frijoles embarrados en toda la tortilla y un guiso que puede ser pollo a la mexicana, picadillo o chicharrón en salsa.

Yucatán tiene los ‘salbutes’, los cuales son muy parecidos a la ‘gorda’ en Veracruz. Ambos son una tortilla frita con relleno de frijoles, acompañados con carne deshebrada de venado o con pollo. Los veracruzanos hacen la tortilla y, antes de meterla a freír, incorporan los frijoles en el centro de la masa, a modo que, al aplastar la tortilla, quedan en el centro. Gracias al aceite, la tortilla se infla; se le añade salsa y queso desmoronado.

“Podemos ofrecer los dos platillos, lo que nos pida la clientela, sea salbute o las gorditas”, dijo Gabriela Reyes Rosas, mesera del restaurante Doña Cruz en la ciudad de Boca del Río, Veracruz. “A pesar de ser similares, su preparación es totalmente diferente. Como antojito es más común que la gente pida para desayuno las gorditas y en la noche salbutes, panuchos, empanadas o tostadas”.

Los tacos en la región norte del país son diferentes en su preparación. La tortilla es calentada a base de vapor. El platillo se llama tacos de asada, porque el filete de res se hace a la parrilla. Puede ser carne enchilada, y de ser necesario, los tacos pueden ser ‘bañados’, lo que significa que serán cubiertos con una salsa hecha a base de chiles de árbol y especias.

Los tacos al pastor son los favoritos de muchos mexicanos y turistas. La carne de puerco se prepara con achiote y se guisa en un espetón giratorio. Se sirve en tortillas de maíz, con piña, cebolla y cilantro. (Dennis Schrader / Unsplash)

También destaca el taco al pastor.

“El taco al pastor es de los tacos que mejor aceptación tiene”, dijo Roberto Andrade Salas, taquero del restaurante El Sabroso en la ciudad de Boca del Río, Veracruz. “La gente lo primero que busca es este estilo. Vendemos a 120 pesos el kilo, o bien lo vendemos también por taco, dependiendo de cuánta hambre tenga el cliente”.

“El taco al pastor es preparado con achiote y especias, para después montarlo en las brasas y cortarlo directamente del trompo [forma que se le da al cocinarlo]. A la tortilla se le añade cilantro, cebolla y una rodaja de piña. La salsa es al gusto del cliente”, dijo el taquero.

La comida mexicana y su diversidad de olores, colores y sabores dan la opción a cualquier turista de conocer el lugar a través de sus platillos. México es ‘hijo del maíz’, y este grano es parte de la economía fundamental que mueve al país y genera ganancias importantes en todos los estratos sociales.

Por: Carlos Ramírez y Vanessa Sam.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)