Menu

Estrellas, letras, bolitas: la sopa de pasta en México

Es la entrada mexicana por excelencia a la hora de comer y puede llevar desde queso y hierbas hasta carne y verduras. 

Para las familias mexicanas, la hora de comida es uno de los momentos más importantes del día. Es un ritual que suele consistir en varios platos.

Antes del guisado o plato fuerte de la comida, se sirve una sopa, y muchas familias prefieren la de pasta. Algunas amas de casa la eligen porque ayuda a satisfacer a todos y a resaltar la carne del plato fuerte.

“Tengo que servir siempre una sopa de pasta en la casa, es de ley, pueden ser fideos, coditos, letras, municiones, etc.”, dijo Sara Portocarrero Castro, de 59 años, una ama de casa de la ciudad de Veracruz. “Puede acompañarse con frijoles de la olla. Si no hago sopa, es como si faltara algo en la mesa”.

Los restaurantes económicos que sirven a los trabajadores que no pueden comer en casa, llamados fondas, también suelen ofrecer la sopa de pasta. En estos lugares se venden comidas de tres tiempos: la sopa, el plato fuerte y el postre. La sopa de pasta es una opción sencilla cuando se trata de servir a muchas personas.

“Su preparación no es tan compleja o difícil de hacer, solo se necesita una bolsa de pasta de cualquier forma o tamaño”, dijo Joaquín Ordaz Muñoz, licenciado en gastronomía. La pasta se vende en muchas figuras, para dar gusto a todos.

Las pastas vienen en varias formas, como estrellas, bolitas, letras y moños. Mexicanos de todas las edades las disfrutan como entrada. (Sigmund Yxilaaywg/Unsplash)

Según el chef, para su receta favorita se fríe la pasta y se licua tomate, cebolla y ajo. “Se vierte una cucharadita de consomé de pollo en polvo o un cubito, se licua, y la mezcla se vierte de manera inmediata a la sopa frita. Se menea un poco y se le puede verter un poco de agua a fin de que esta quede un poco caldosa, mas no aguada. Y listo, se sirve caliente en un plato sopero”, dice el chef Ordaz Muñoz.

La sazón puede variar al agregar otros ingredientes, y suele variar según el gusto de la gente. Casi siempre lleva algo de verdura. Las amas de casa pueden añadir piezas de pollo para más sabor. Otras opciones incluyen queso, crema, cebolla, hierbas, pedazos de tortilla y, por supuesto, sal.

Algunos chefs preparan la sopa de pasta con el caldo de carne, res o puerco que sobró de otras comidas, en vez de usar agua.

La sopa básica de pasta es muy económica y puede alimentar a varios integrantes de la familia. Además, es un alimento muy nutritivo, sobre todo si se prepara sin freír la pasta y si se le agrega poca sal y poco queso y más verdura, como zanahoria, calabaza o espinaca.

Por otra parte, puede ayudar a que la gente coma menos del platillo fuerte.

“Servir una sopa como aperitivo es muy importante, ya que de esta forma se podrá saciar el hambre”, dijo Ordaz Muñoz.

Este platillo también se sirve cuando alguien está enfermo, como remedio infalible para recuperar la salud. Comer y beber un tazón de sopa es rehidratante para el cuerpo y proporciona sales y minerales perdidos por alguna condición de enfermedad, sobre todo resfriados e infecciones estomacales.

La sopa de pasta puede sazonarse con hierbas, carne, crema, queso, tortilla, aguacate, cebolla u otros ingredientes. (Mae Mu/Unsplash)

Hay diferentes maneras de prepararla, pero la básica es la más común.

Receta básica para sopa de pasta

1 bolsa de pasta de cualquier estilo
3 jitomates
5 tomatillos verdes
1/4 cebollas
2 cubos de consomé de pollo en polvo (con tomate)
2 cucharadas de aceite, para dorar la pasta
Al gusto, queso rallado
2 papas
1 zanahoria
1 calabacita
Limón al gusto
Cilantro fresco al gusto
Chile jalapeño al gusto
Sal al gusto
2 1/2 tazas de agua

En una olla se coloca el aceite y se dora la pasta, sin quemarla. Debe cocerse aproximadamente 10 minutos. Es posible dejar fuera este paso para un platillo más sano, pero la pasta tarda un poco más en cocerse en el agua o caldo y tiene otro sabor.

Se licuan los jitomates y la cebolla con los cubos de consomé. La salsa se agrega a la olla con el agua, y se espera a que hierva.

En una olla pequeña, cocer las verduras con sal y agregarlas a la olla cuando el líquido esté hirviendo. Se cocina unos minutos más.

Se sirve en un plato hondo.

(Editado por Melanie Slone y Luz Marina Miniter)