Menu

Jóvenes mexicanos emprenden ante falta de empleos

Poner un pequeño negocio o puesto es retador, pero tiene sus recompensas. 

Para las nuevas generaciones en México, el emprendimiento es una de las mejores opciones como sustento económico, ante la falta de empleo o la explotación laboral.

Muchos jóvenes se han animado a lanzar sus proyectos, con una respuesta positiva. Algunos comienzan vendiendo maquillaje, sus propias marcas de ropa o bolsos.

También hay el rubro gastronómico, que va desde los postres hasta servicios completos de cocina.

Un caso es el de Elizabeth López Ferman, emprendedora y dueña de una tienda de frutas y verduras en el estado de Veracruz. Puso su puesto a los 28 años y ahora tiene 35.

“Empecé con un carrito de hot dogs; me genera hasta la fecha ganancias importantes. Sin embargo, quería mover mis ganancias e invertirlas”, dijo López Ferman.

“Busqué opciones dentro de mis posibilidades a invertir y puse un pequeño negocio de frutas y verduras, al grado que ahora cuento con un empleado que me ayuda en él”.

Con el paso del tiempo, muchos deciden reinvertir su dinero, y así mantenerse en crecimiento.

“Ahora tengo dos pequeños negocios que me generan”, dijo López Ferman. “Claro que debo invertir tiempo, dinero y esfuerzo, pero me es muy redituable”.

Marco León lanzó Acid Alien Ink, una marca de gorras y cubrebocas con diseños en pintura acrílica al gusto del cliente. (Christian Valera Rebolledo)

La práctica les enseña sobre el manejo exitoso de un negocio. “Encontré que debo vender productos de calidad a precios razonables, donde me genere una ganancia y satisfacción de la clientela”, dijo López Ferman. “Te puedo decir que me mantengo y tengo ya mis clientes asiduos que vienen a comprarme diariamente”.

Otro caso de éxito es el de Marco León, de 28 años, quien lanzó Acid Alien Ink, una marca de gorras y cubrebocas con diseños en pintura acrílica al gusto del cliente.

“Decidí emprender por falta de un empleo digno, y posteriormente por la pandemia”, dijo León, quien es licenciado en Comunicación por la Universidad Veracruzana. “La situación laboral en este momento es muy difícil. Pocos trabajos te ofrecen un sueldo digno, y con el COVID-19 es difícil encontrar, y si bien te va, encuentras algo que no rinde para cubrir todas las necesidades”.

Los mexicanos dicen que les gusta llevar su propio negocio.

“El lanzarse a tener tu propio negocio es algo gratificante, haciendo las cosas relativamente bien, ofreciendo calidad en tus servicios y teniendo una buena estrategia de marketing, sobre todo digital, amplía la cartera de clientes”, dijo León.

Hay casos de estudiantes que desde la preparatoria o universidad crean un plan de negocios que les permite fundar el cimiento de empresas. Con el tiempo, las establecen e impulsan.

Hoy, cuentan con herramientas digitales para colocar conceptos en las redes sociales.

“El logro de la marca se debe en gran medida a las redes sociales que han sido pieza clave”, dijo León.

Las redes sociales ayudan a lanzar los negocios pequeños y a generar clientes. (Adem Ay/Unsplash)

La actividad emprendedora en México funciona, a pesar de la contingencia. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México es el segundo país con las mejores condiciones para emprender. El Instituto Nacional del Emprendedor dice que cada mes se abren unos 35 mil negocios en el país.

Un factor positivo de México es que se cuenta con cierto apoyo gubernamental a través de programas federales, estatales y municipales, que incentivan la actividad emprendedora.

Un estudio del Banco Mundial en 2018 posicionó el país en el lugar 49 para emprender con un negocio pequeño. Los jóvenes y estudiantes ven el emprendimiento de este tipo como una excelente opción profesional.

Sin embargo, como lo dice León, las muestras de apoyo por parte de amistades y conexiones en línea marcan un antes y un después en el emprendimiento.

“El apoyo principal vino de los conocidos, ya que ellos me ayudaron en recomendar mis productos y compartir en redes sociales mi trabajo, ya que era algo de interés para algunas personas y precisamente el Internet, junto con la creación de contenido, diseño y un buen manejo de las redes sociales me han ayudado a ganar popularidad y generar clientes para seguir estando vigente con mi negocio”, dijo.

(Editado por Melanie Slone y Luz Marina Miniter)