Menu

El ‘coaching’, elogiado por unos, rechazado por otros

Se ha vuelto muy popular, pero muchos preguntan si realmente funciona. 

Coaching es un anglicismo que significa “entrenar”.

Es una disciplina que en los últimos años se ha convertido en una tendencia. Se usa para mejorar las aptitudes y actitudes y así tener un mejor rendimiento, tanto en lo personal como en lo laboral.

El coaching necesita de un “entrenador”, un guía que da orientación para sacar lo mejor de las personas mediante ejercicios personales. Así, se desarrollan nuevas habilidades aplicadas a la vida cotidiana.

Lejos de ser una terapia psicológica, es una serie de propósitos a realizar cuyos resultados no siempre serán los deseados; es para ganar experiencia y no volver a tener los mismos errores en la vida.

Sin embargo, no todas las vivencias con esta terapia son positivas.

¿En qué momento se puede recurrir al coaching?

En la traducción estricta al español de la palabra “coaching”, el término se utiliza en el deporte; sin embargo, en el ámbito personal, la traducción es más bien ‘motivar’ a las personas a través del diálogo y la persuasión; es para que realicen actividades y las lleven a cabo con éxito. También se busca que las personas estén comprometidas y que sean disciplinadas y responsables con las tareas que les instruye su “entrenador”.’

Para que la técnica de motivación sea lo más exitoso posible, primero uno debe tener ganas de generar un verdadero cambio interno. Es necesario dejar a un lado las malas costumbres, romper con círculos viciosos que se dan en la vida diaria y tener claramente la idea de realizar cambios positivos para trascender de manera personal.

El coaching ayuda a las personas a tener una idea clara sobre sus metas; las guía hacia el autoconocimiento. Se busca que los cambios no sean temporales. La preparación es metódica, con varias sesiones, para que los cambios personales se den de manera gradual.

There are several sessions, so that the change is slow but profound, although not everyone is said to benefit from coaching. *** Se toman varias sesiones para lograr un cambio paulatino pero profundo, aunque no todos dicen ver avances con el coaching. (Amy Hirschi/Unsplash)

“En mi experiencia personal, el coaching me ha ayudado a cambiar el ‘no lo puedo hacer’ por un ‘claro que lo puedo hacer’, sin importar lo que pasara”, dijo Guadalupe Mejía Jiménez, licenciada en contaduría en Veracruz, México.

“Las decisiones en mi vida han cambiado. Lo que antes definía de manera negativa, ahora proyecto de manera positiva sobre qué es lo pasará”, dijo. “Ha tenido un impacto en mi vida que me define como un antes y un después”.

Muchas personas tienden a entrar en conflicto al no poder visualizarse a futuro; sin embargo, el coaching trabaja para que puedan dejar al lado las emociones y alcanzar las metas personales deseadas. A veces requiere de más tiempo, según el estado emocional de la persona y sus metas.

¿No funciona? 

Desafortunadamente, es una disciplina que no está regulada por ningún organismo oficial, y quienes dirigen las sesiones muchas veces no cuentan con ningún tipo de certificación.

“Fui a uno de estos grupos coaching”, dijo Francisco Burch Villegas, de Veracruz. “No me gustó. Trataban muy mal a la gente y descalificaban a las personas sin conocerlas”.

“Muchas se sentían mal después de esto y lloraban”, dijo. “Me mantuve al margen y traté de no caer en provocaciones, por más que lo buscaran. Quien me invitó fue un amigo y no me benefició en nada. Prefiero ir con un psicólogo si es que en algún momento tengo un problema personal”.

En la última década, estos grupos han crecido, ya que significan una ganancia económica. Al ser una actividad que se basa en la experiencia empírica de las personas, algunos dudan de su efectividad. Además, algunos se quejan de que el coaching es una técnica ‘neoliberal’ para ‘entrenar’ a los trabajadores.

A final de cuentas, hay personas que han tomado la decisión de recibir coaching y que han tenido cambios importantes en su vida. Otras la han pasado mal o no han visto mejorías.

Parece que los resultados de esta técnica que está a la moda varían según la experiencia de cada uno y de las metas y deseos a nivel personal.

(Editado por Melanie Slone)