Menu

Chocolate con queso, la peculiar tradición colombiana

Es un manjar de mezclas, lo español y lo prehispánico, lo dulce y lo salado. 

Si no puedes elegir entre lo dulce y lo salado, hay una tradición para ti.

La industria del cacao es una de las más grandes a nivel mundial, pero se dice que Colombia se lleva las palmas por su calidad. En este país, el chocolate que se produce ahí mismo, el local, es el más consumido, por encima de las marcas extranjeras.

Esto los lleva a reinventar la manera de comerlo, buscando crear nuevas experiencias y potenciar su sabor. Así nació una combinación poco convencional que se quedó como una tradición muy especial — tazas de chocolate caliente con una capa de queso al fondo, la bebida estrella que combina lo salado con lo dulce.

Pueden combinarlo con pan — tipo bolillo, o con arepas —, para sumergir y así disfrutar más texturas. El calor ayuda a que el queso se derrita y salga a la superficie, y el pan mojado de la bebida y del queso derretido permite morder y probar todos los sabores juntos. Muchos no lo creen, pero al colombiano le gusta acompañar sus tamales, huevos, o hasta caldos con esta bebida.

“La gente escucha chocolate con queso y dirán ‘¿chocolate y adentro lleva queso?’, y sí, lleva queso”, dijo Isabel Murrieta, colombiana radicada en México. “Es una bebida muy típica en Colombia que se consume con los desayunos o meriendas. Es muy popular y es muy deliciosa. La verdad yo recomiendo que, si tienen la oportunidad, la prueben”.

Arepas are often eaten with a chocolate and cheese drink in Colombia. *** Se comen las arepas con el chocolate con queso en Colombia.  (Leila Issa/Unsplash)

Una tradición que surgió por casualidad

Como un país latinoamericano, Colombia estaba bajo la influencia española durante muchos siglos. Así, aunque la preparación del chocolate como se conoce ahora deviene de las prácticas prehispánicas, España tiene mucho que ver con la elaboración moderna del chocolate con leche.

Antes, estas bebidas tenían una finalidad terapéutica, pues se creía con enorme fidelidad que el cacao podía relajar a cualquier persona. Es por eso que en la actualidad, tomar una taza de chocolate caliente es sinónimo de un buen momento — detenerse unos minutos a gozar de la temperatura, el olor, la sensación al paladar.

En el pasado, tomar esta bebida — sin queso — era una experiencia considerada como ‘divina’, pero no llevaba edulcorante de ningún tipo. Los españoles agregaron azúcar y hasta vainilla, creando la primera variación que se popularizó en muchos países europeos. Como tantos productos, esta mezcla entonces regresó a América Latina cambiada, donde se extendió también.

Actualmente, la bebida se consume mucho en invierno; de hecho, se considera más que una bebida. Es una comida completa que puede disfrutarse por la mañana o la noche.

La invención colombiana no es difícil de preparar.

“La receta es bastante fácil, la verdad. Solo se pone a hervir la leche y se echa una pastilla de chocolate. Cuando empieza a hervir, se bate con molinillo, aunque también se puede licuar. Lo importante es tener el queso en la taza o donde lo vayan a servir, picado, y de ahí se vierte el chocolate encima”, dijo Murrieta.

Esta delicia se encuentra en las cafeterías locales. También puede prepararse en casa y compartir con los seres queridos en ocasiones especiales, o con visitas, y más si son de otro país. A los colombianos les gusta compartir sus tradiciones con más personas, para que aprendan algo de su cultura.

Puede prepararse con diferentes quesos, aunque hay preferidos.

“Si estás en México es queso de Oaxaca, conocido como ‘quesillo’ lo que debes usar, y si estás en Colombia, es queso doble crema, pero lo importante es que el chocolate esté hirviendo antes de verterlo, que es lo que hace que el queso se derrita”, dijo Murrieta.

“Se puede acompañar con pan, con galletas, con lo que cada quien decida”.

Los colombianos no creen en los límites, un rasgo cultural que los ha llevado muy lejos en cuanto a la gastronomía de la que gozan. También tienen otros platillos parecidos, como el aguadepanela — agua de caña de azúcar que se consume en frío o caliente, muchas veces con queso — y el ‘cuajada con melao’, almíbar de azúcar con agua y leche cuajada.

Lo interesante es que, así como el café y el chocolate, el queso es uno de los productos estrellas en este país. Así es como los colombianos lograron poner en alto esta peculiar preparación dulce y salada.

(Editado por Melanie Slone)