El minero mexicano que hizo historia

El Pípila es un personaje que representa la lucha patriota. ¿Es solo un mito? 

Sin duda, es uno de los personajes más conocidos en México. Pero, ¿su increíble historia es real?

Su nombre fue Juan José de los Reyes Martínez Amaro, pero se le conoce como ‘El Pípila’. Nació en San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato, México, en 1782. Además de barretero en la mina de Mellado, fue un importante insurgente de la Independencia. Todos los mexicanos conocen su historia.

Se dice que fue un amigo cercano de Riaño, el intendente de la Alhóndiga de Granaditas, un escenario importante en la historia del país. Estudió en Guanajuato, pero más tarde tuvo que entrar a trabajar en minería, como barretero, donde llegó a ser el encargado, bajo el título de ‘jefe inmediato’. También fue parte de las tropas Insurgentes a cargo de Miguel Hidalgo, además de participar en la toma de la Alhóndiga.

Gente cercana a él lo describió como alguien en quien se podía confiar, y como valiente, fuerte y estudiado. Se dice que tenía rasgos mestizos, de los Otomíes o Chichimecas, y una corpulencia musculosa.

“Es una de las historias más platicadas de México”, dijo Ricardo Cañas, historiógrafo mexicano. “Es un símbolo de identidad del estado de Guanajuato, principalmente porque hablamos de un hombre que se atrevió a dar un paso adelante y decir ‘yo lo voy a hacer’. Es un gran ejemplo de lo que nos deja la historia de la Independencia”.

Cuando Miguel Hidalgo y Costilla se alzó en contra de las imposiciones de la monarquía, muchos hombres lo siguieron, entre ellos Reyes Martínez Amaro.

Una de las tácticas propuestas fue tomar la Alhóndiga de Granaditas, sitio donde se guardaban granos y semillas para épocas de escasez. Este lugar fue diseñado como granero, no como una fortaleza, pero representaba mucho para el pueblo. Los españoles y criollos se refugiaron adentro cuando el pueblo mexicano se alzó en armas.

The monument to El Pípila reigns over the city of Guanajuato. *** El monumento a El Pípila reina sobre la ciudad de Guanajuato. (Conaculta)

Los hombres que planearon tomar la Alhóndiga se dieron cuenta de que cualquier intento sería en vano, a menos que quemaran la puerta principal. Reyes Martínez Amaro no estuvo de acuerdo del todo, pero se dice que después de hablar con Hidalgo, este le hizo ver la extrema necesidad de hacerlo. Tomó una antorcha encendida — tal y como la usaban los mineros dentro de los túneles — y cargó en su espalda una roca para evitar balazos. Así, llegó a la puerta y pudo encenderla. De esta forma la edificación pudo tomarse, y todo refugiado español que se encontrara en ella se aniquiló.

“Este sujeto de 28 años con una piedra en la espalda se protegió para avanzar a la puerta principal y quemarla. Así logró ingresar el Ejército Insurgente y obtuvo su primera victoria”, dijo el historiador.

Murieron muchas personas, entre ellos mujeres y niños, en esta batalla temprana hacia la Independencia mexicana. Riaño también falleció.

The Battle of the Alhóndiga de Granadita, in Guanajuato, September 28, 1810. El Pípila is toward the bottom, center. Oil on canvas, by José Díaz del Castillo, 1910, Morelos Institute of Culture. *** El combate de la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato, el 28 de septiembre de 1810. El Pípila está en medio hacia abajo. Óleo sobre tela, José Díaz del Castillo, 1910, Instituto de Cultura de Morelos. (Wikimedia Commons, public domain)

Después de entregar su vida y energía a la Independencia, se cuenta que El Pípila regresó a su hogar y a su trabajo. Su muerte fue en 1863. Dedicó gran parte de su vida a las minas, pero se vio afectado por los gases y el polvo que sueltan los túneles.

Aunque es muy respetado como un hombre fuerte y valiente, se dice que este sujeto es en realidad un símbolo.

“El Pípila representa a los mineros y probablemente fue un grupo de mineros el que incendió la puerta y no solo uno. Si lo tomamos como se cuenta, en ese sentido es más un personaje simbólico”, dijo Roberto Sánchez González, originario de San Miguel de Allende. “El Pípila representa al pueblo, representa al pueblo y El Pípila somos todos”, dijo.

(Editado por Melanie Slone)