Menu

Hamburguesas mexicanas, giro a comida extranjera

Parecida a la estadounidense, puede llevar ingredientes mexicanos que realzan el sabor. 

A muchos mexicanos simplemente se les antoja una buena hamburguesa.

Traída de Estados Unidos, la hamburguesa llegó a México para quedarse. El platillo se parece un poco a una torta mexicana.

Nació a finales del siglo XIX, gracias a que unos marineros que venían de Hamburgo, Alemania, dieron la receta con carne a un chef estadounidense llamado Louis Lassen. Este puso la carne entre dos rebanadas de pan, y se cuenta que así nació uno de los alimentos más preferidos a nivel mundial.

Llega a México

Según los primeros registros, este platillo llegó al país en la década de 1930, gracias a un restaurante llamado “Chanteclair”, que lo ofreció por primera vez en su carta de alimentos. Inclusive el nombre era diferente, ya que aparecía en la carta como “Beefsteak a la Hamburguesa”, por un precio de 75 centavos.

En ese momento los mexicanos la adoptaron como un sándwich más. Después, las preparaciones comenzaron a variar a modo que los mexicanos condimentaban más la carne y no solo la freían en la parrilla, como lo hacían los norteamericanos. Las amas de casa condimentaban la carne molida con especias y huevo, además de freírlas en aceite, mantequilla o manteca de cerdo.

Para la década de 1950, los migrantes mexicanos que iban a trabajar a Estados Unidos se contagiaron de la costumbre de la comida rápida norteamericana; en las calles deambulaban carritos que vendían hamburguesas o hot dogs. Algunos regresaron con ganas de seguir comiendo así en México, y creció el número de recetas.

La ‘mexicanización’ de la hamburguesa

En la década de los 1990, la hamburguesa estaba totalmente establecida en México. Cadenas importantes de comida rápida llegaron a todas las ciudades, con diferentes mecánicas para su venta. Dentro de esta oferta se abarcaba el mercado infantil de una manera muy interesante, ya que se ofrecía una hamburguesa pequeña, papas y un refresco, acompañados de un juguete, el principal atractivo para los consumidores más pequeños. Además, la zona de juegos ofrecía una ventaja para las familias los fines de semana.

Adding chorizo sausage, string cheese, and pork rinds makes just one type of Mexican hamburger. *** Chorizo, queso de hebra y chicharrón es tan solo uno de los estilos de la hamburguesa mexicana. (Charlie Ramírez/ Café Words)

Así como se establecieron estas cadenas de hamburguesas, proliferaron los carritos ambulantes, los cuales ofrecían hamburguesas y hot dogs con estilo casero y un sabor diferente. Los mexicanos sacaron a relucir su creatividad al poner ingredientes nuevos, a modo que no era nada más la carne y el queso amarillo, sino que ahora podrían llevar queso de hebra, salchichas, chorizo, tocino, aguacate, piña, jamón, chicharrón y más. Todo puede estar acompañado de una variedad de salsas o chiles como chipotle o habanero, piña con cebolla, salsa de chile de árbol en aceite de oliva, crema, salsa inglesa, salsa Maggi, entre otros.

“Lo que más vendemos es la hamburguesa de choriqueso”, dijo Sebastián Landa Martínez, parrillero y despachador mexicano de hamburguesas del puesto ambulante “La tía”, en el puerto de Veracruz. “Esta hamburguesa lleva de base la carne, lechuga, jitomate, cebolla, además de queso de hebra fundido en la plancha, mezclado con el chorizo argentino que realza el sabor de la hamburguesa. También se le pone su tocino. Ya el cliente le pone los chiles o salsa que desee, al igual que el chicharrón que es lo que más gusta para acompañar”.

Es así como el mexicano ha jugado con este platillo y lo ha “mexicanizado”, agregándole su propio sabor. No solo se ha hecho con carne de res, sino también con carne de pollo o camarones. Ahora, con las nuevas tendencias traídas también del extranjero, hasta se ofrecen hamburguesas veganas, donde se les quitan todos los productos animales.

“Es muy raro que nos pidan una hamburguesa de pollo, sin embargo, las hacemos, sea de nuggets de pollo o de medallones de pechuga”, dijo Landa Martínez. “El sabor cambia, mas no los ingredientes que puede llevar. Ahora sí que en gusto del cliente, se rompen géneros”.

A pesar de ser un platillo extranjero, la hamburguesa ha encontrado en el paladar de los mexicanos una aceptación, con lo cual es una opción más a la hora de comer o cenar.

(Editado por Melanie Slone)