Menu

Masaje con serpientes, un tipo de relajación poco convencional

Algunos países de Asia usan esta técnica, aunque no es usual en América Latina. 

Si te asustan las víboras, no te quedarás tan relajado, pero se vale probar.

Entre las múltiples técnicas de relajación empleadas para liberar el estrés acumulado en el cuerpo por el estilo de vida moderno existe una forma que llama la atención por lo exótico del ofrecimiento — masajes con serpientes. En Asia, cada día son más comunes estos tipos de terapias, mientras que en Occidente aún se observan con cautela.

Solo los valientes se atreven a disfrutar de todo lo bueno que esta terapia ofrece. Se lleva a cabo en países asiáticos, donde se han comprobado sus efectos calmantes y curativos. Las serpientes reptan por el cuerpo del paciente; son colocadas principalmente en los lugares de mayor tensión, para que eliminen la presión acumulada, llevando al paciente a un nuevo estado de relajación.

Eso sí, no se usa cualquier tipo de víbora. Se evita toda aquella que resulte venenosa, además de que varía el tamaño para ciertas zonas del cuerpo. Las más grandes van en la espalda, mientras que las más pequeñas se deslizan por la cara.

Además de exótico, suena aterrador, aunque muchas personas están dispuestas a pagar grandes sumas de dinero por permitir que se coloque encima de su cuerpo una criatura de esta categoría. Forma parte de uno de los tratamientos más populares en la industria de la belleza.

¿En qué consiste esta técnica de relajación?

Principalmente, se lleva a cabo por ‘sacerdotistas’, es decir, mujeres expertas en el dominio de serpientes. Pueden tomar entre tres y cuatro serpientes para una sesión, donde estas se deslizan tranquilamente sobre la piel del cliente en el spa, dejándose envolver de la espalda, brazos, pies, cabeza y cuello. También muchos fisioterapeutas hacen uso de los reptiles en sus terapias.

“Actualmente, es una tendencia que vemos en países de Oriente, donde fisioterapeutas eligen reptiles no venenosos para dar masajes”, dijo Matilde Carmona, profesora de masajes terapéuticos acreditada por la Secretaría de Educación Pública de México. “Aseguran que el método quita la tensión y la ansiedad, que estimula el flujo sanguíneo y, hasta donde se sabe, los clientes terminan satisfechos”.

El tratamiento también se usa para superar el miedo a las serpientes, como una forma de “ganar–ganar” para todos. Uno de los beneficios a largo plazo de dicha terapia es la estimulación de los nervios que liberan las endorfinas, hormonas responsables de la felicidad.

Are you afraid of snakes? This massage is not for you. *** ¿Miedo a las serpientes? Este masaje no es para ti. (T.S./Unsplash)

Igualmente, se cree que ayuda a bajar la presión arterial, disminuyendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Algunos clientes han experimentado la sensación de ser abrazados por los hombros, lo que provoca una gran tranquilidad que los incita a dormir.

Sin embargo, hay obstáculos en esta parte del mundo.

“Ubiquemos el pensamiento en que los asiáticos siempre han tenido más apertura para casi todo, incluyendo las terapias alternas”, dijo la especialista. “Aquí en Occidente tendríamos primeramente que aprender la técnica, poner en orden papeles ante las autoridades sanitarias, del medio ambiente, y sobre todo tener clientes, cosa que suena bastante complicada, imposible no, solo complicada”.

El cliente debe estar consciente del peligro al que se somete con este tipo de masaje, pues las serpientes no son animales que ofrezcan una seguridad total. Como todo, es un reptil salvaje, así que podría comportarse de forma impredecible; sin embargo, este riesgo es bajo si la serpiente está bien alimentada.

¿Qué representa para las serpientes?

Como toda actividad que involucra los animales, también hay quienes no están de acuerdo con que se realicen este tipo de terapias, no solo por el daño que se podría hacer a los animales, sino también por lo peligroso que podría ser para las personas.

“Yo como estudiante de biología estoy en contra de esta práctica, pues no me he encontrado con suficiente información que dicte que sea mejor que un masaje realizado por una persona”, dijo Juan Pablo Fonseca, pasante de la licenciatura en Biología de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, quien se especializa en el manejo de la fauna.

“Si se hace, se tendría que estar seguros de que lo realiza alguien con conocimientos muy puntuales de estos animales”, dijo Fonseca, “primero para no usar especies venenosas, pues si bien hay algunas en donde es muy obvio, como la cascabel, otras tienen un veneno menos peligroso pero que igual causarían una irritación”.

Por otro lado, aun cuando la piel de serpiente no tiene reacciones en los humanos, hay otros factores que deben considerarse en esta práctica.

“Tener conocimientos de herpetofauna es fundamental, porque quien haga estos masajes podrían estresar a la serpiente sin saberlo”, dijo Fonseca. “Si se aprieta mucho su primer tercio, la podrías asfixiar, y esta se podría estresar, llegando a morder o hasta asfixiar a la persona,  independientemente si el animal está acostumbrado a los humanos”.

Con todo y los peligros, esta exótica práctica llama la atención de los más curiosos, y hay cada vez más intrépidos que se sienten atraídos por probar esta poco convencional forma de masaje.

Aquellos que lo han vivido han expresado su satisfacción con los resultados y están dispuestos a regresar. ¿Te atreverías a probar?

(Editado por Melanie Slone)