Menu

Las historias de las Vírgenes que lloran sangre

La Iglesia tiene la tarea de determinar si son milagros o fraudes. 

Las Vírgenes que “lloran” son una fuerte atracción para todos los creyentes y curiosos que desean saber si se trata de un milagro o de un fraude.

En la actualidad, la Iglesia no acepta cualquier cuento de este tipo, e incluso levanta investigaciones para descartar que se trate de un espectáculo montado. En la mayoría de los casos, la sangre que llora la Virgen se pone en duda.

El que una Virgen llore sangre puede representar un mensaje para la región donde se presenta el hecho. La Iglesia Católica hasta la fecha ha confirmado solo dos casos que no pudieron explicarse; el primero fue en Siracusa (1953), y el segundo fue el llanto de Nuestra Señora de Akita, en Japón (1988). Sin embargo, hay muchos casos conocidos, en toda América Latina y en Europa.

Mary, the Mother of God, symbolizes hope but can be the target of fraud. *** La Madre de Dios, la Virgen María, es símbolo de esperanza, pero puede ser blanco del fraude. (DDP/Unsplash)

Venezuela se conmovió profundamente con el caso de la Virgen del Valle, la madre que sufre por todos sus hijos. México también ha presentado casos en pueblos remotos que indican que una imagen de la Santísima Virgen lloró sangre, como Huarache de Lerdo, Durango, donde una familia informó a la comunidad del milagroso y extraordinario acontecimiento. Llevó a que muchas personas de esa localidad se amotinaran para presenciar con sorpresa ese momento mágico que llenó de fe a los incrédulos. Se dice que todos experimentaron emoción, amor y un halo de divinidad.

Otro caso muy interesante se dio en Metán, Argentina, donde una familia avisó al párroco de su iglesia sobre el acontecimiento. Buscaba respuestas, pero nadie dio una explicación.

Lo curioso es que en el contexto social, la polémica se derivó porque la gente necesitaba algo en qué creer, pues estaban viviendo una situación de extrema necesidad, división, hambre y pobreza. Podría ser que muchas veces las personas desean tener algo de lo cual abrazarse para sentir la piedad de una figura de autoridad y protección en el mundo.

“Empezó a manifestar poco a poco sus lagrimitas y empezamos a quitárselas con Cotonetes, pero fue tanta la manifestación que empezó a sangrar más y se tuvo que meter en una urna”, dijo Julio César Zepeda, originario de Jalisco, México, y propietario de una imagen de la Virgen de Fátima que llora desde 2015.

“El reporte llegó hasta la Diócesis de Guadalajara, tomó el caso en sus manos pero no hay un dictamen final hasta el momento”, dijo César Zepeda.

En el pasado, la Iglesia mantenía una postura más abierta ante los milagros, sobre todo en la época del oscurantismo, pero empezó a emplear medidas más disciplinadas en el reconocimiento y evaluación de apariciones, milagros y demás. En otros casos, como los exorcismos, no toma cualquier caso, para evitar fraudes. Los encargados son los primeros en exponer un fraude de esa magnitud.

¿Cuál es la explicación detrás del fenómeno de las Vírgenes que ‘lloran sangre’?

Estos milagros se consideran artificiales, pues se descubrió una forma muy particular de engañar a la sociedad. Normalmente las estatuas que lloran son actos producidos por la mano del hombre y no de Dios. Algunos casos tienen que ver con la propia naturaleza y el material con el que se confeccionan las figuras, debido a la condensación.

“Alrededor del mundo, hay creyentes que atribuyen estos sucesos a ‘entidades celestiales’ que vienen a dar un mensaje a la humanidad”, dijo Horacio Barradas, sociólogo mexicano de la Universidad Veracruzana. “También están los escépticos que aseguran que estos sucesos podrían ser producto de la imaginación o un fraude bastante elaborado”.

Images of the Virgin Mary decorate Catholic buildings, and they are often the target of fraudulent ‘miracles,’ although it is not entirely discarded that some events may be real. *** Imágenes de la Virgen adornan los recintos católicos y suelen ser blanco de fraudes ‘milagrosos’, aunque no se descarta del todo que algunos actos sean reales. (Mateus Campos Felipe/Unsplash)

“Por otro lado está el punto de vista psicológico que nos habla de histeria colectiva, y está la ciencia que también ha intervenido en muchos de estos casos”, dijo Horacio Barradas.

Algunos casos de fraude se han producido con sangre humana puesta sobre el lagrimal. Otra forma de lograrlo es usar una estatua de cerámica o yeso que esté impermeabilizada en el exterior. Esta se llena con agua por la parte trasera, a través de un minúsculo agujero; el material absorbe el agua y la capa externa no deja que se derrame, a menos que haya una ligera rasgadura en el esmalte, en la parte del lagrimal, por donde entonces el agua sale, como si se tratara de lágrimas.

El fraude es tan extendido que es imposible saber si se presentan casos de milagros verdaderos.

(Editado por Melanie Slone)