El paraíso en Veracruz cerrado al público

La falta de cuidado al ambiente, sobre todo a las tortugas, provocó la clausura. 

Los seres humanos podemos ser bastantes irresponsables, llevando a que ciertos lugares nos queden prohibidos.

La Isla Salmedina es un islote en el estado de Veracruz, al este del Arrecife Chopas. Debido al hermoso lugar en el que está ubicado y a la baja profundidad del agua, en una época atraía a cientos de turistas. Sin embargo, este paraíso turístico se vio en la necesidad de cerrar sus puertas a los amantes de la naturaleza, debido a la irresponsabilidad ciudadana.

Enmedio Island and Salmedina Island, Vercruz. *** Isla Enmedio e Isla Salmedina, en Veracruz. (Urvashi Makwana) 

El sitio ahora es área protegida y vigilada tanto por el Acuario de Veracruz A.C. como por el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano, al ser un punto de desove para las tortugas carey.

Estaba prohibido realizar eventos públicos cuando, en 2018, se denunció que iba a llevarse a cabo un evento recreativo. La notificación prendió las alarmas de la Delegación Federal de la Profepa de Veracruz y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. La situación ameritó el levantamiento de una investigación hasta dar con los responsables, quienes fueron multados por arremeter contra las leyes de protección ambiental.

Boaters set anchor as close to the island as is allowed. *** Embarcaciones estacionan lo más cercano que pueden del islote. (Marymar Álvarez Coba/Café Words)

Especialistas encontraron evidencia de que los nidos de las tortugas fueron manipulados. También hubo restos de material usado para espectáculos de juegos pirotécnicos, excavaciones en la arena y pisadas que terminaron reduciendo la zona y maltratando el terreno, además de basura en exceso, como colillas de cigarro, botellas de cerveza, popotes, cubiertos y vasos de plástico.

A los responsables se les levantó la multa equivalente a cuatro millones treinta mil pesos, por hacer un evento privado sin permiso ni autorización de las autoridades correspondientes del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano.

La sanción no fue mayor gracias a que ninguna especie marina, en especial las tortugas, fue dañada, según los peritajes. Según lo que señala la Norma Oficial Mexicana NOM-162-SEMARNAT-2012, cualquier acto en contra de la protección, recuperación y manejo de las poblaciones de las tortugas marinas deberá ser castigado, así como se hicieron valer los términos del artículo 171 Fracción I y 173 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente.

Debido a esta falta, las puertas se cerraron a visitantes, tanto en la Isla Salmedina como en la Isla de Enmedio, para evitar que se siguieran dañando. Las investigaciones descubrieron que había personas que visitaban las orillas y se desembarcaban de yates sin permiso.

La mayor parte de los visitantes no cuenta con su propio medio de transporte — lanchas o yates—, así que necesitaba rentar los que eran ofrecidos para realizar paseos, pero la Secretaría de Turismo desistió de los permisos oficiales para recorrer la isla. Quedan solamente los paseos por los alrededores, sin permitir los descensos de pasajeros.

Sin embargo, hay muchos que quisieran que las restricciones se levantaran.

“Hasta el año pasado se sabía de voz de las propias autoridades que había altas probabilidades de que la isla fuera reabierta, luego del escándalo de 2018, donde un empresario organizó una fiesta privada donde se manipularon huevos de tortuga y usaron pirotecnia”, dijo Mireya Benítez, activista veracruzana.

A hermit crab walks in the sand at Salmedina Island. *** Un cangrejo ermitaño camina sobre la arena de la Isla Salmedina. (Christian Valera Rebolledo/Café Words)

 


Como el lugar lleva mucho tiempo cerrado, ha habido consecuencias económicas en el sector de la hotelería y turismo en Boca del Río, Veracruz, y ha aumentado la presión para reabrir. Para poder organizar y gestionar como lugar público, debe llevarse un registro de cuántas personas pueden entrar y salir, pero ante la pandemia, quedó restringido como en 2018, y hasta nuevo aviso.

“Se sabe que las autoridades aún continúan haciendo estudios para determinar si se puede reabrir”, dijo Benítez. “Lo cierto es que el tiempo pasa y con la pandemia de Covid-19 pues su reapertura no es un tema prioritario”.

Quizá las tortugas no estén tan molestas con la decisión.

(Editado por Melanie Slone)