Menu

El merengue, alegre género musical de la República Dominicana

Se hizo popular gracias a la dictadura en este país. 

Uno de los ritmos más rápidos, divertidos y alegres es el merengue.

Este baile, uno de los géneros más populares en las fiestas y reuniones, fue acogido por muchos países caribeños, pero es originario de República Dominicana.

Sus raíces son de la época colonial, pero empezó a expandirse a mediados del siglo XIX. Se le conoció primero como música campesina, y terminó por escucharse en centros urbanos, gracias a la adición del acordeón a su estructura musical. Se dio con mayor fuerza gracias al compositor Francisco “Ñico” Lora, el precursor en la evolución del género.

“Existen diversas teorías sobre la palabra que le da nombre”, dijo Ricardo Cañas, historiógrafo mexicano. “Según algunos, es por el carácter ligero y frívolo del baile, como el dulce de azúcar y huevo, o por sus ritmos cortos y precisos que sugieren el batir de claras de huevo”.

¿Cuáles son las características del merengue?

Al ser un ritmo caribeño, sus raíces son africanas, por lo que su patrón rítmico es de dos por cuatro, o de cuatro por cuatro al ser interpretado por grandes orquestas. También combina elementos europeos de la época colonial, pero es en esta época moderna que la variedad de instrumentos—de cuerda, acordeón, trío de güira y tambora—le dan un toque extenso y movido.

Las letras de sus canciones suelen hablar de amor o personajes populares. El ritmo fue rechazado por muchos años por los defensores de la “alta sociedad”, pero fue gracias a Rafael Leónidas Trujillo, quien popularizó e impulsó esta música durante su dictadura, que surgieran los primeros exponentes, como Luis Alberti.

This dance is very popular at parties and for couples. *** El baile es muy popular en las fiestas y entre las parejas. (Preillumination Seth/Unsplash)

En la década de 1950, orquestas en espacios públicos de la sociedad dominicana empezaron a tocar esta música, pero solo fue hasta la década de 1960 que la migración de dominicanos en Nueva York influyó en la oleada de intérpretes musicales, como Joseíto Mateo, Alberto Beltrán, Vinicio Franco, Francis Santana y Frank Cruz. Resultaron en éxitos como ‘Compadre Pedro Juan’, ‘El negrito del Batey’ y ‘Caña brava’.

“Hay quienes plantean que el nombre fue tomado en República Dominicana de ritmos provenientes de Cuba y Puerto Rico y que no pudo venir del dulce porque en República Dominicana, se le conoce con el nombre de ‘suspiro’”, dijo Cañas Montalvo.

Una década después, el merengue se instituyó como el género de baile por excelencia, por su vivacidad y explosión de adrenalina en el cuerpo. Se coronó como la música que se esperaba escuchar en una fiesta, sobre todo con artistas como Wilfrido Vargas, Fernando Villalona, Sergio Vargas, La Patrulla 15 y los Hermanos Rosario, Las Chicas del Can y Milly Quezada.

El merengue llegó hasta los primeros lugares en la lista de éxitos del momento, fraternizándose más con el paso de los años. Para la década de 1990, Juan Luis Guerra combinó esta música con salsa y bachata, y empezaron a destacar más exponentes como Chichi Peralta, Luis Díaz y Víctor Víctor.

A inicios del siglo XXI, los hijos de aquellos inmigrantes que llegaron a Estados Unidos dieron un giro al género, con música que no se esperaría escuchar, como el hip hop. El resultado dio grupos como Proyecto Uno, Ilegales, Sandy y Papo, Rikarena y Fulanito. Después, el estilo decayó por unos años, pero resurgió gracias a artistas como Omega y El Cata, pues usaron a su favor el estilo nostálgico de la década de 1980.

Para escuchar merengue, se recomiendan clásicos como los de Joseíto Mateo con “El negrito del Batey”, Johnny Ventura con “Escucha Filete”, Wilfrido Vargas con “El loco y la luna”, Juan Luis Guerra con “El Niágara en bicicleta”, Toño Rosario con “Resistiré”, Fulanito con “Guallando” y a Omega con “Tú si quieres”.

(Editado por Melanie Slone)