El misterio del tesoro de Moctezuma

Podría estar en cualquier parte, en espera de ser encontrado.

La historia del tesoro de Moctezuma ha cautivado tanto a mexicanos como a extranjeros.

A México se le conoce como terreno de guerreros, sin importar cuántas batallas haya ganado o perdido. La historia gloriosa revela cómo el Imperio Azteca utilizó los avances tecnológicos, los recursos y la riqueza, mucho antes de la llegada de los europeos en 1519.

Cuando se dio la Conquista española, el emperador Moctezuma II, el líder de los aztecas, fue ejecutado. En 1521, Hernán Cortés, el conquistador español, saqueó sus tierras. Más tarde, él también perdió esta nueva riqueza debido al robo o a las exigencias de la Corona española.

The Conquest of Tenochtitlan *** La Conquista de Tenochtitlán (Jay I. Kislak Collection—Rare Book and Special Collections Division/Library of Congress, Washington, D.C.)

La conquista española del imperio azteca

Moctezuma II fue uno de los estrategas militares más sobresalientes, y luchó desde abajo para llegar hasta la cabeza del imperio azteca. Se dice que los pueblos de Tlaxcala, Cholula, Tlatelolco, Texcoco y Huexotzinco temblaban frente a él, y que él supo dominarlos con su inteligencia, fuerza y astucia. Se cree que su fuerza física y mental se manifestaba en cómo se presentaba ante otros, con vestimenta exagerada y extravagante. Habitaba el Palacio de Axayacatl, un antiguo tlatoani (emperador.)

Cuando los españoles, liderados por Hernán Cortés, pisaron tierras aztecas, todos quedaron deslumbrados con la gran ciudad de Tenochtitlan. Vieron que Moctezuma usaba un bordado único, piedras preciosas y una pluma increíble. Les causaba impresión la magnitud de su palacio y los pueblos que le rendían homenaje. Moctezuma recibió a los extraños con gran desconfianza.

Cuando Hernán Cortés dio la orden para saquear las tierras de Moctezuma, el pueblo tomó las armas para defender su honor, pero no fue suficientes para frustrar los planes de los españoles ni evitar la muerte de Moctezuma.

Poco después, Cortés se alegró de su propio poder. Aunque se perdió gran parte del patrimonio mexicano, Cortés, en lo que se conoce como la ‘Noche Triste’, vio cómo su nueva fortuna desapareció de sus manos, incapaz de prevenir que el oro y las piedras preciosas se trasladaran a España. La Corona española no pudo llevarse todo, así que los aztecas se llevaron lo que quedaba y lo escondieron, para dar camino a lo que hoy se conoce como el tesoro perdido de Moctezuma II.

“Es un tema muy amplio hablar del tema del tesoro de Moctezuma, porque históricamente, se han escrito muchas teorías, dónde está, en manos de quién quedó”, dijo Ricardo Cañas Montalvo, un historiador y el director del Museo de la Ciudad de Veracruz. “La verdad es que es un tema muy amplio. Muchos han dicho que una parte de ese tesoro fue hallado por pescadores en la costa de Veracruz”.

Hay muchas versiones de la historia. Algunos dicen que, cuando los españoles abandonaron las tierras saqueadas y se descubrieron que existía el tesoro escondido, empezaron a buscarlo y a llevar todo a España. El líder de los aztecas, Cuauhtémoc, fue capturado y torturado, para que revelara la ubicación del tesoro, pero se quedó callado y se llevó su secreto a la tumba.

¿Dónde está el tesoro del tlatoani

Se dice que el tesoro de Moctezuma—cantidades enormes de oro, piedras preciosas, collares y pulseras del tlatoani y otros artistócratas—se echó a un lago o a la Piscina Encantada de Xancopinca, un manantial de agua dulce donde se escondía todo a los españoles. La leyenda cuenta también que el tesoro yace debajo de las ruinas del Palacio de Axayácatl

“Sabemos que los españoles recolectaron gran parte de los tesoros de México, entre estos el de Moctezuma”, dijo Montalvo. “Sin embargo, en 1976, un pescador encontró una gran cantidad de joyas en el mar, del cual sobreviven algunas piezas que están resguardadas en el Baluarte de Santiago [en la ciudad de Veracruz], y uno puede encontrar collares, aretes y otras piezas de oro incrustadas de piedras preciosas”.

Finalmente, en 1981, el presidente en ese momento, José López Portillo, anunció que él sabía dónde estaba parte del tesoro en Veracruz, ya que se encontraron en una excavación 38 piezas de plata, dos cuencas de barro, dos lingotes de oro y 23 fundiciones de oro.

Se cree que el Banco de México resguardó el descubrimiento, aunque la institución niega contar con algo bajo sus cuidados. Lo mismo afirman el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Universidad Veracruzana.

Los mexicanos afirman que el viejo pescador que encontró parte del tesoro de Moctezuma hace años vendió todo a un joyero, quien usó el oro para hacer joyería, como anillos de graduación.

(Traducido y editado por Melanie Slone)