América Latina: hogar de los mejores carnavales del mundo

En cada país tienen sus propias características. 

Al pensar en “carnaval”, lo primero que llega a la mente del colectivo mundial es el de Brasil, pero existen muchos otros carnavales latinoamericanos rodeados de comida, alegría, música y tradición.

¿Cuáles son los mejores carnavales en América Latina?

El de Brasil, específicamente de Río de Janeiro, es poderoso, enorme y espectacular. Se realizan desfiles de carrozas en el Sambódromo para el disfrute de la sociedad. Por su cuenta, el Carnaval de Salvador de Bahía es otro titán en su tipo, pues es considerado como uno de los festejos callejeros más alegres del mundo, ya que no hay espacio sin música, disfraces y alegría.

The Carnaval at Rio de Janeiro, Brazil, is one of the most famous. *** El Carnaval de Río de Janeiro, Brasil, es uno de los más conocidos. (Ferran Feixas/Unsplash)

El Carnaval de Barranquilla, en Colombia, es otro evento masivo lleno de simbolismo, amor por la patria y diversión. Aunque la fórmula pueda ser similar, lo que diferencia a esta fiesta colombiana es la variedad en sus danzas y notas musicales, así como los desfiles de carrozas que van presididos por el Rey Momo, María Moñitos y el Hombre Caimán.

Este carnaval fue declarado como “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad” por parte de la Unesco, en 2003. Lo bueno de esta temporada en Colombia es que se abren de forma simultánea otros festivales por la ciudad.

“En Barranquilla a partir de 1886, y hasta nuestros días, el carnaval funciona como espacio de encuentro de las manifestaciones culturales del caribe colombiano”, dijo Lorena Ochoa Espinosa, maestra en historia. “En su esencia, no es muy diferente a cualquier otra fiesta que se realice en Latinoamérica. En el fondo todos parten en cierto punto de su historia con un objetivo—fiesta, música y diversión”.

Carnavals are very popular all over Latin America. *** Los carnavales son muy populares por toda la region latinoamericana. (Comité de Carnaval de Veracruz)

Argentina no se queda atrás, con su Carnaval de Gualeguaychú, una provincia de la tierra colorada. A partir de enero, todos los fines de semana y hasta el 4 de marzo, se lleva a cabo el ‘Carnaval del País”, donde cada año las comparsas escogen temas diferentes que son contendientes entre sí para ganar el mejor lugar como agrupación, ya sea de bailes, trajes o carrozas.

En el caso de Uruguay, Montevideo es hogar de 2,000 tambores que suenan en el carnaval de mayor extensión de toda América Latina, desde enero hasta marzo.

 

 

México es otro país que alberga uno de los carnavales más antiguos del planeta, el de Veracruz, considerado el “más alegre del mundo”. Aquí, se baila al ritmo de las marimbas, además de disfrutar de lo antes mencionado, como comparsas, carrozas, disfraces, máscaras, comida y más.

“En Veracruz el carnaval nace en un salón, el de la Lonja Mercantil,” dijo Ricardo Cañas Montalvo, historiador veracruzano. “Todavía existe el viejo edificio en el centro histórico de la ciudad. Luego de la revolución, los comerciantes se ponen de acuerdo para elaborar una fiesta que trajera gente no solo de su alrededor, sino de otros lugares. Así inicia el carnaval, como un proyecto económico, y así funciona hasta nuestros días, aunque eso sí, con mucha fiesta”.

El Carnaval es uno de los eventos masivos más famosos en Veracruz, donde se disfruta del Arroz a la Tumbada más grande del mundo. Los chefs y asistentes degustan de este platillo con un enorme orgullo.

The Veracruz Carnaval is full of happy moments. *** El Carnaval de Veracruz se desborda de alegría. (Comité del Carnaval de Veracruz)

El Carnaval de Arica es chileno, y en este pueden disfrutarse las danzas autóctonas de la cultura andina. Incluyen miles de bailarines que se pasean por el desfile para lucir sus mejores coreografías, que conllevan gran parte de la tradición de Chile, Bolivia y Perú, además de las fusiones culinarias en sus platillos típicos.

Bolivia y Perú también tienen sus fiestas; el Carnaval de Oruco (Bolivia) se da en cuatro días, suficientes para levantar el ánimo a todos los participantes. Se vislumbran rituales paganos y religiosos, pues se entremezclan tradiciones prehispánicas y religiosas—sobre todo con la Virgen del Socavón, patrona de la cultura boliviana.

En cuanto a los peruanos, ellos viven una celebración cultural, integrando muchos elementos aimara, quechua y mestizos. Para ellos, cada día de la semana corresponde a un ritual diferente.

Ecuador, por su parte, se prepara con anticipación para el Carnaval de Guaranda, una fiesta que incluye guerras de espuma y agua, baile, canto, comida y disfraces.

Por último, Paraguay y República Dominicana tienen sus festivales de la carne, con más de un siglo de antigüedad. En el caso de los paraguayos, el Carnaval de Encarnación festeja al son de la batucada, salsa y samba, además de ser el más grande en su país. En el caso de los dominicanos, el Carnaval de Santo Domingo tiene por protagonista al Diablo Cojuelo, el personaje que hace de esta fiesta lo que es. En estas fechas se celebra la conmemoración de su fiesta de Independencia también, así que su pueblo se llena de doble gozo al celebrar.

Es importante notar que, en 2021, algunos carnavales no se llevarán a cabo, debido al Covid-19, pero ya se planean con entusiasmo para el próximo año, con todo su esplendor.

(Editado por Melanie Slone)