Menu

¿Quiénes son los de la Mara Salvatrucha?

Productos de una guerra civil, ahora desatan la violencia entre civiles. 

Además de muertes en combate, las guerras civiles tienen consecuencias inesperadas a largo plazo.

Una de estas secuelas es un grupo que surgió en la década de 1980, en un barrio de Los Ángeles, California. Se formó con la intención de dar protección a los migrantes que llegaron a Estados Unidos desde El Salvador, huyendo de la Guerra Civil.

Hoy, la Mara Salvatrucha, o MS13, es una de las organizaciones criminales más temidas, con extensión por toda Centroamérica, además de México, Estados Unidos y varios países de Europa.

Este grupo delictivo se ve integrado por miles de personas, entre jóvenes y adultos de comunidades populosas, quienes están involucrados en actividades de narcotráfico, crimen organizado y extorsión.

¿Cómo empezó la organización de la MS13?

En 1992, después de la firma en los Acuerdos de Paz en El Salvador que pusieron fin a doce años de guerra civil en ese país, Estados Unidos comenzó con la deportación de salvadoreños que se encontraban en su país esperando una condena por delitos cometidos. Cuando llegaron a su tierra natal, muchos terminaron por unirse a grupos organizados.

A inicios del siglo XXI, una guerra empezó entre pandillas—los MS13 contra el Barrio 18—por lo que el presidente salvadoreño en turno, Francisco Flores, implementó el ‘Plan Mano Dura’, que consistió en realizar capturas a pandilleros de forma masiva. En 2004, el presidente Antonio Saca puso mucha atención en una estrategia llamada ‘Plan Súper Mano Dura’, dedicado a perseguir de forma penal a ambos grupos delictivos.

The group is considered criminal, and its members carry out violent acts. *** Este grupo es considerado criminal y sus miembros se dedican a actividades violentas. (John Moore/Getty Images)

Una década más tarde, después de las elecciones municipales y legislativas, el gobierno de Mauricio Funes hizo un pacto con los responsables de la MS13 y del Barrio 18, para que disminuyeran las muertes ante hechos violentos. Así, el índice bajó de más de 14, a 5 muertos diarios. Al ser trasladados a penales de menor seguridad, los líderes aprovecharon para seguir operando sin problemas, con mejor comunicación entre líderes y sus subordinados.

Todos los habitantes de los países centroamericanos vivieron el auge de la violencia y el miedo.

“Desde pequeños nuestros papás siempre nos decían ‘no te juntes con los Maras porque te van a jalar y después no vas a poder salir’”, dijo Joel Sánchez, hondureño radicado en el estado de Maryland, Estados Unidos, “Y esa no era una advertencia que se quedaba nada más en la niñez; es una advertencia que se da entre familiares a cualquier edad, porque no hay una edad específica que tú digas. Los Maras son algo de cuidado, y son personas con las que obviamente no quieres tener problemas”.

La tregua continuó hasta 2013, pues las nuevas autoridades retiraron todos los beneficios a los pandilleros que se encontraban presos y las cifras de muertes despuntaron de nueva cuenta.

Entonces, la Oficina para el Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos agregó a La Mara Salvatrucha a una lista oficial de Organizaciones Criminales Internacionales. Fue la primera vez que el país dio una denominación de ‘pandilla’ a otros grupos delictivos fuera de su territorio. En 2015, la Sumprema Corte de ese país dictaminó que la MS13 y el Barrio 18 eran grupos terroristas, lo que les atribuyó penas de cárcel de hasta 60 años.

The prison system has actually aided the group. *** El sistema de cárceles en realidad ha ayudado al grupo. (Damir Spanic/Unsplash)

No hubo respuesta positiva y, en 2017, el presidente Donald Trump se comprometió a aniquilar a la Mara Salvatrucha por ser ‘particularmente violenta’, así como a otras organizaciones parecidas. El sitio de la Casa Blanca denuncia que el grupo tiene el lema, “matar, violar, controlar” y llama a los miembros “animales violentos”.

“El problema de las Maras es que no se quedaron en el Salvador; se fueron extendiendo a los demás países de Centro América”, dijo Deyanirys Gutiérrez, quien es de Guatemala y radica en los Estados Unidos. “Y ahí es donde se vino una ola de crecimiento que de repente hasta se fueron al norte. Eso me tocó de chiquita, y pues, como siempre, los papás previniéndonos de que nos mantuviéramos alejados de esas amistades, más que nada por el riesgo que se corre”.

En 2019, se vivió una mejor situación con la llegada del presidente Nayib Bukele, quien ordenó que la policía y el ejército se desplegaran por zonas aglomeradas en el Centro Histórico de la Capital y otros municipios vulnerables a causa de la presencia de las pandillas. Logró registrarse el menor índice de homicidios desde los Acuerdos de Paz en 1992, con 4.2 muertes al día.

En octubre de 2019, El Salvador vivió uno de los juicios más históricos en su país, cuando 17 cabecillas de la MS13 y más de 300 pandilleros fueron procesados a causa de narcotráfico, tráfico de armas, violaciones, homicidios y más. Falta por verse a dónde se llegará ahora.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)