Menu

Así se vive el fin de año en los Portales de Veracruz

La fiesta siempre es alegre en este puerto del Golfo de México, y sin duda perdurará después de la pandemia.

Para los veracruzanos, es muy importante festejar el Año Nuevo con la familia y los amigos.

Aunque este año podría ser diferente, debido a la pandemia, las tradiciones no se perderán y se retomarán con la alegría del lugar. Reflexionar sobre todas las cosas que sucedieron en el año es algo especial, y qué mejor si es con alegría. En años normales, en el municipio porteño es muy característico reunirse previo a la celebración del Año Nuevo, horas antes a la cena.

Los portales del zócalo del municipio de Veracruz se llenan de cientos de parroquianos, quienes abarrotan las mesas de los diferentes restaurantes que se encuentran ahí, con el propósito de saludarse y darse el abrazo antes de que el año concluya.

Veracruz port city rings in the new year with fun, music, dancing, and drinks. *** El puerto de Veracruz celebra el Año Nuevo con gran alegría, música, bailes y bebidas. (Urvashi Makwana)

Los Portales de Lerdo, la última y nos vamos

Cerca del mediodía del 31 de diciembre, la gente comienza a llegar poco a poco para ir apartando la mesa, ya que si se llega a la 1 de la tarde, no se encuentra lugar para degustar una copa con los amigos y brindar por el año que se va. A las 2 de la tarde, la gente prácticamente está pegada mesa con mesa. El bullicio de las pláticas, las risas, el choque de las copas y la música hacen que sea una verdadera verbena popular.

“Por lo regular, yo voy a celebrar con mis amigos previo a la cena de Año Nuevo” dijo Mariela Santos Carvajal, consumidora de los restaurantes de los portales. “Desde días antes nos organizamos, ya que ese día se llenan todos los restaurantes. Eso sí, es riguroso comprar 2 botellas para que te den la mesa, ya que ese día se ocupan todas. Por lo regular estamos como 6 horas ahí, platicando, recordando fechas importantes del año. El propósito es pasarla bien antes de que termine el año”, dijo.

Ir a los portales es tan popular que los políticos hacen su pasarela saludando hasta a los adversarios, olvidándose por un momento de que son rivales. Los meseros no se dan abasto. A veces los vasos son insuficientes y el hielo escasea, pero ese no es impedimento para que la alegría de la gente veracruzana reine.

Veracruz knows how to party at the end of the year. *** Veracruz sabe celebrar el fin del año y recibir al nuevo. (Wikipedia Commons

Es común ver una tradición jarocha rondar por los portales. “El Viejo” es una representación que hace alusión al año que termina, donde una persona caracterizada de anciano pasa entre las mesas, bailando y pidiendo una cooperación. Los aplausos y la algarabía no se hacen esperar, y la gente interactúa con él; es un verdadero carnaval.

Vendedores de botanas ofrecen sus productos, que van desde los cacahuates, pepitas, garbanzos, habas y charales hasta queso acompañado de chiles habaneros curtidos con limón.

La marimba suena en el zócalo porteño, para amenizar el pre-copeo de los cientos de personas que siguen celebrando la conclusión de un año más, y las sonrisas no paran. Entre las 6 y las 7 de la tarde, las personas comienzan a retirarse poco a poco con rumbo a sus casas, donde conviven y cenan en familia.

La tradición de la celebración jarocha concluye con ir a ver el amanecer del Año Nuevo en la madrugada. La fiesta así continúa, una vez terminada la cena, en el Bulevar Costero de Veracruz–Boca del Río, donde la gente da gracias por el año nuevo que comienza mientras admira los primeros rayos del sol.

“El ir a los portales es cómo calentar motores para la larga noche de Año Nuevo, ya que de ahí nos vamos todos a nuestras casas a cenar, para después ir al bulevar a ver el amanecer y comenzar el año de manera feliz y con los amigos”, dijo Santos Carvajal.

(Edited by Melanie Slone)