Menu

El origen del aguinaldo: ¿Sabes por qué lo recibes?

Muchas culturas continúan con la antigua costumbre de dar dinero extra a los trabajadores al fin del año. 

El fin de año alegra a todos con los regalos… y con un plus en el salario.

Esta antigua tradición que se refleja en las prestaciones laborales, conocida como ‘aguinaldo’, es aplicable para muchas partes del mundo, aunque no en todos los países es obligatorio. Esta tradición, así como el intercambio de regalos, se le atribuye comúnmente a Tito Tacio, un rey que estuvo al frente de Roma, al lado de Rómulo, uno de los fundadores.

Acerca de su etimología hay diferentes posibilidades. Algunos dicen que proviene de la palabra ‘eguinad’ o ‘equinand’, un término celta que se usaba para referirse al obsequio dado en fin de año, pero otros hablan de ‘noc in anno’, otra frase, pero en este caso latina, que significa ‘en este año’.

¿Cómo se instauró la tradición?

Se supone que la costumbre inició con una actividad muy interesante; cuenta la leyenda que Tacio recogía ramos cortados de pinos en el bosque de Estreñía o Estrenua—deidad a la que se le acuñaba la salud de la sociedad—con el fin de regalarlos a familiares y amigos en fin de año. El paso del tiempo ayudó a que se sustituyeran las ramas por regalos con otro valor, en algunos casos metales preciosos o ropa.

Del nombre de esa diosa derivaron los términos ‘strenna’, en italiano” y “étrennes”, en francés, con los cuales se refiere para hablar de los regalos de Año Nuevo.

Mientras tanto, un hecho histórico que se es aceptado en general es que, por muchos siglos, los romanos decidieron repartir entre sus sirvientes una ayuda económica durante el tiempo en que el alimento llegaba a escasear, mientras que ellos obsequiaban ‘pan de salud’, como una atención de buena voluntad.

 El aguinaldo es un dinero ‘extra’ que se paga a los empleados en diciembre. (Guang Niu/Getty Images)

En México, se acostumbra a regalar comida y dulces en el contexto laboral o escolar, además de que el aguinaldo pasó de ser opcional a convertirse en una prestación monetaria obligatoria en 1970. La Ley Federal de Trabajo es la reforma que lo avala, estipulando que el aguinaldo equivale a por lo menos 15 días de salario y se entrega antes del 20 de diciembre.

 

“En México el aguinaldo tiene dos excepciones”, dijo Carlos Ronzón Verónica, Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública en México. “La primera está circunscrita en el ámbito laboral y la define la Secretaría del Trabajo y Previsión Social como una prestación laboral y un derecho irrenunciable de los trabajadores que deben recibir a más tardar el día 20 de diciembre del año en curso. El monto mínimo es de 15 días de salario por cada año trabajado o una parte proporcional. Sin duda, es una gran ayuda para millones de trabajadores”.

En otros países, como España, los infantes van de casa en casa pidiendo ‘aguinaldo’ mientras cantan villancicos, y reciben dulces en retribución. En varios países el aguinaldo es opcional y se retribuye a los trabajadores de diferentes formas, como cestas navideñas llenas de dulces o fruta, o cheques o bonos extras aparte del sueldo.

La costumbre no existe solamente en el ámbito laboral; por ejemplo, la Iglesia Católica tiene su propia tradición, en contextos particulares. Por un lado, decidió adoptar la costumbre pagana del intercambio de regalos que coincidió con los días del 25 al 6 de enero, fechas de Navidad y la Fiesta de Epifanía. Además, tiene otras costumbres alrededor del aguinaldo.

“En la Iglesia Católica tenemos una tradición en el marco del sagrado bautismo el que los padrinos entreguen un aguinaldo, también conocido como ‘bolo’, a los niños que acuden a la celebración que las familias realizan en casa luego de que el recién nacido recibió el sagrado sacramento” dijo Víctor Manuel Díaz Mendoza, Vocero de la Diócesis de Veracruz, México. “Ese es un tipo de aguinaldo dentro de nuestra iglesia”.

El aguinaldo en muchas culturas permite y fomenta el ahorro y el cuidado de estas bonificaciones en cuanto a inversión, pero a veces la gente simplemente disfruta de gastar un dinerito extra. 

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)