Menu

Veracruz y la Reserva Ecológica de Nanciyaga: un lugar ideal para el ecoturismo

Es un buen lugar para relajarse y reconectarse con la naturaleza, y hasta Hollywood lo usa como locación. 

Es una región popular por su gran biodiversidad, belleza, misticismo y atractivo turístico.

Los Tuxtlas—del náhuatl Toxtli, que significa “conejo” o “pájaros amarillos”—, en el estado de Veracruz, tiene 4 municipios que conforman la Zona Conurbada de los Tuxtlas—en diminutivo, la ZCT—con alrededor de 180,000 habitantes en la ciudad de San Andrés Tuxtla.

Aunque es una zona relativamente barata para turistas, la Reserva Ecológica de Nanciyaga es un lugar poco conocido. Sus paisajes e información para compartir con el público la hacen una opción imperdible de conocer en esta zona.

Lo que hay que saber de la Reserva Ecológica de Nanciyaga

Para aquellos que deseen hacer ecoturismo, Nanciyaga tiene opciones que pueden entretener a cualquiera, con sus actividades que se relacionan con la naturaleza. Se pueden disfrutar baños de temazcal que se dice ‘purifican el cuerpo’, recibir masajes y mascarillas de barro medicinal, navegar en kayaks en aguas de manantial y mucho más.

La reserva está en el estado de Veracruz, México, sobre el Golfo de México y cerca de la zona subtropical. (Mapa de Urvashi Makwana). 

Esta reserva es hogar de varias especies animales, así que es posible apreciar de cerca a monos ‘saraguatos’ o cocodrilos. Muchas personas van a la reserva con la intención de conectar con su propia esencia, así que es normal que parejas de recién casados o que apenas van a contraer matrimonio vayan a un retiro espiritual en medio de la selva tropical. Hay cabañas para tener mucha calma y tranquilidad, así como otras que reciben y hospedan familias numerosas.

“Es importante resaltar que se ubica a siete kilómetros del municipio de Catemaco, en Veracruz, y que hay dos formas de llegar a ella ya sea por tierra—carretera—y por las lagunas—a través de lanchas”, dijo Aquiles Lara, explorador turístico.  “A veces hablar de una reserva no dimensiona lo real de la situación que es más bien una fracción de selva que ha servido incluso como locación para el rodaje de películas de Hollywood o telenovelas mexicanas”, dijo.

La reserva ofrece cabañas entre la naturaleza, y representaciones de animales característicos de la zona. (Foto de Marymar Alvarez Coba)

Nanciyaga confluye con la selva tropical del mundo entero. Entrar a este rincón del planeta es estar cerca de una experiencia inmensurable de gran diversidad en flora y fauna.

Entre todos sus paisajes puede verse el lago y sus aguas minerales, muchos ejemplares de animales, y opciones naturales como cosméticos y sesiones de spa en armonía con la naturaleza y con cierta influencia prehispánica. La reserva ofrece al turista una forma diferente y alternativa de descansar. Uno tiene a la mano visitas guiadas que terminan con otra gama de relajación, como pasar la tarde en el agua o regresar a dormir.

“También a través de la denominación de ‘reserva’ se busca que la gente venga a conocer el cuidado del medio ambiente, que vengan a experimentar realmente lo que es la selva” dijo Aquiles Lara. “De hecho, entrar a conocer la reserva—solo eso— tiene un costo de 80 pesos, y con ello se tiene acceso a todo menos a las cabañas. Van a encontrar un restaurante, un temazcal, incluso una laguna de agua mineral, barro con el que se pueden hacer un tratamiento facial. Es una experiencia que todos deben vivir”.

El lugar tiene muchos animales nativos de la zona, como el cocodrilo. (Foto de Joe Raedle/Getty Images).

Todo el entorno es vida; el aire es limpio, fresco y con una sensación de constante estabilidad y reconexión personal. Su acceso es limitado en cuestión de hospedaje, pero la experiencia es más personalizada. Cuentan con 10 cabañas, de las cuales 3 son familiares y alojan a cuatro personas. Cinco son matrimoniales, o sea para dos personas, y las otras 2 son para dos personas en camas individuales. Los paquetes suelen incluir el baño de lodo mineral, la utilización de lanchas y remos, y kayaks y recorrido guiado, por lo que el gasto es uno solo desde el comienzo.

 

En 2014, se aprobó el Proyecto de Reintroducción de Guacamaya Roja en la Reserva de la Biósfera. Ha proporcionado muchos frutos desde el comienzo. La reserva alberga aproximadamente 74 guacamayas; se les puede ver en predios cercanos y en las localidades de Dos Amates y Sontecomapan.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)