Menu

¿Cuál es el origen de los ‘memes’ en redes sociales?

Son tan populares que todo mundo los conoce, pero ¿habrá alguna desventaja? 

Es cuestión inmediata que al entrar en cualquier red social, las personas se topen con un “meme” que les saque una sonrisa. Tal vez se trate de alguna notificación en una “app” que hace llegar de forma inmediata una imagen capaz de transmitir lo que harían falta mil palabras para expresar.

Los memes son parte de la cultura popular de la actualidad, y tuvieron un increíble crecimiento en la última década de este siglo XXI, gracias a que el Internet permite la interconexión entre millones de usuarios alrededor del mundo. Cuando recién cobraban fama las redes sociales, la interacción a través de estos medios era casi nula, pero los memes empezaron a surgir, tomando como referencia a algunos personajes importantes y sus frases célebres, con afán de imitarlos y reproducirlos.

¿Cómo nació el término ‘meme’, y por qué son tan populares?

La primera vez que se escuchó hablar de ‘meme’ fue en 1976, en el libro escrito por Richard Dawkins, titulado The Selfish Gene. La palabra fue definida como “unidad de transmisión cultural, o unidad de imitación”. Actualmente, estos han sustituido a los mensajes de texto comunes, evolucionando a un estilo de ‘cibertexto’ donde las palabras se ven sustituidas por imágenes. Pueden estar acompañadas de una frase o pocas palabras, aunque muchas veces no se necesita más allá de una imagen o fotografía que represente lo mejor posible una situación al hacer alusión al significado entre símbolo y texto.

Los memes nos hacen reír cuando estamos en línea. (Foto de Sarah Silbiger/Getty Images)

Otra de las particularidades de los memes es la rapidez con la que suelen hacerse ‘virales’ los temas que apenas salen a la luz, para así obtener una mayor cantidad de seguidores, ya sea por las ganas genuinas de enterarse sobre el tema o por la burla alrededor de eso. Los memes nacen, se transmiten y se reciben, con la posibilidad de mutar en el camino.

“El meme vino como anillo al dedo al Internet,” dijo Horacio Barradas Meza, sociólogo mexicano. “Nos sirven casi para todo, para describir una idea, concepto, situación, expresión o pensamiento, de forma cómica, sarcástica, los hay de todos tipos y podríamos decir que vino a hacer un bien al mundo de la Internet. Por lo general causan risa o ridiculizan a alguien, por lo que resultó en toda una revolución, y debemos reconocer que todos, incluso políticos, líderes y artistas hacen uso de ellos”, dijo.

Los memes se usan en todos los dispositivos electrónicos. (Foto de Markus Winkler/Unsplash)

Una de las primeras plataformas donde se conocieron los memes pioneros como “Forever Alone”, “Ola K Ase”, “Grumpy Cat” u otros fue Reddit, una página que alcanza más de 110 millones de usuarios que la visitan de manera mensual. Además, el crecimiento desmesurado y el poder de adquisición en teléfonos inteligentes ha permitido que millones de personas tengan redes sociales, propagando más la dinámica. Es cierto que no cualquiera puede entender un meme dentro de un tipo de cultura, pero entre estas limitaciones, algunos llegan a colocarse de forma sorprendente, rebasando las barreras idiomáticas y culturales.

“Por lo general, tienden a propagarse de persona a persona a través de las redes sociales; primeramente los vimos apoderarse de Twitter hace unos 8 o 10 años, hasta que algunos se volvieron tan virales que se mudaron a otras como Facebook, Instagram. Se comparten por igual vía mensaje en WhatsApp”, dijo Barradas Meza.

Incluso, se dice que son perjudiciales, pues permiten faltas ortográficas y gramaticales y podrían desvirtuar el lenguaje.

“Vemos que hoy día un meme puede ser solo una palabra o una frase, incluyendo una intencionada falta de ortografía”, dijo Barradas Meza.

Así, los memes son entes con un ciclo de vida corto que no puede subsistir sin la imagen y texto. Sin embargo, se regeneran gracias a que el recurso visual pude reciclarse, por lo que se cree que estos memes que se conocen ahora seguirán evolucionando, encontrando nuevas formas de darse a conocer más allá de lo que son ahora dentro del universo digital de esta era. Queda por verse si influirán en el lenguaje de manera negativa.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)