Los acuarios de México enseñan sobre el mar y la conservación

Su construcción y serie de actividades permiten gran interacción con las especies marinas. 

Los acuarios en todo el mundo no solo muestran acerca del cuidado, alimentación y ciclos de vida de las especies, sino que también son un lugar atractivo para apreciarlas. En la República Mexicana, hay diferentes acuarios que permiten que la gente conozca tiburones, medusas, delfines y muchos animales más.

“Los acuarios son el mejor recurso para educar y concientizar a la gente para que cuide el medio ambiente”, dijo Mariano Salcedo Espinoza, biólogo egresado del Instituto Tecnológico de Boca del Rio. “Es la oportunidad perfecta para que las nuevas generaciones conozcan y preserven a las especies, sobre todo marinas. Los niños son los mejores maestros y policías del medio ambiente que tenemos. Como adultos debemos entender que el planeta lo compartimos todos y qué mejor que respetar a las especies marinas no contaminando sus aguas y no explotándolas”.

Ciudades mexicanas con acuarios de lujo. (Mapa de Urvashi Makwana)

Cinco acuarios mexicanos reconocidos

Por increíble que parezca por estar tan lejos de la costa y a una gran altura, la Ciudad de México tiene un acuario subterráneo, que fue inaugurado en 2014, y es uno de los más grandes del país. Cuenta con 14,000 ejemplares entre 300 especies distintas. Su extensión es de 3,500 metros cuadrados y, para estar cerca de los animales, hay 48 salas de exhibición.

En sus peceras los principales atractivos son los diferentes tipos de tiburones, como el leopardo, aleta de cartón, nariz y punta negra. Además, pueden apreciarse otras especies como corales vivientes, pirañas, medusas, tortugas, mantarrayas, estrellas de mar y hasta pingüinos. Hay visitas de realidad aumentada que ayudan a visualizar imágenes en 3D y ser testigo de la diversidad de especies en el trayecto.

En la ciudad de Cancún, Quintana Roo, se encuentra el Aquarium Trek. Sus aguas albergan una gran biodiversidad del gran “Arrecife Maya”, el cual cuenta con animales invertebrados como estrellas de mar y erizos, reptiles como tortugas, y mamíferos marinos como el lobo marino. Viven ahí 140 especies y, gracias a la genial caminata submarina, pueden admirarse de cerca muchas variedades de peces con nombres llamativos como cirujano pimienta, africano y de cola anillada, ídolo moro, globo cara de perro, sábalo, ballesta cola naranja, rubia, cara de zorro, raya gavilán y palometa.

El Acuario de Veracruz, de los más famosos de México y América Latina, abrió sus puertas en 1992, y actualmente es entre los más impresionantes de América Latina. Se muestra no solo la biodiversidad acuática, sino también la fauna típica de la región, lo que hace de este acuario uno de los más interesantes del país. Cuenta con el tanque cilíndrico panorámico más grande de América Latina. Es de los pocos acuarios mexicanos que ofrecen una variedad de actividades interactivas, como nado con delfines para todas las edades y cursos para enseñar los cuidados del medio.

“Pristila”, el pez sierra, es uno de los atractivos más importantes del Acuario de Veracruz. (Foto de Marymar Alvarez Coba)

Cuenta con más de 3,500 ejemplares y 250 especies como el pejelagarto, pez ciego, medusas y otras. Tiene un área especial de delfines, manatíes y pingüinos. El tiburonario es muy especial, así como su área que sirve para recrear un ecosistema selvático, típico de Veracruz, donde habitan la Boa constrictor, la guacamaya azul y el tucán. Pero sin duda el ejemplar más interesante es el pez sierra, el cual fue rescatado en 2016, y es una especie considerada ‘extirpada’, término utilizado para referirse a que una especie es extinta en un lugar, pero se lleva a otro.

“Afortunadamente en el país se encuentran con principales acuarios,” dijo Salcedo Espinoza. “El más reciente, el Acuario Inbursa en la CDMX, pero el acuario de Veracruz maneja de una manera completa el cuidado de todas las especies. Es por eso que se les puede explicar mejor a la gente cuáles son los diferentes ciclos naturales de determinadas especies”.

El Acuario de Veracruz cuenta con diferentes programas educativos interactivos para los visitantes. (Foto de Carlos Ramírez)

Otra opción es el Acuario de Guadalajara. Aunque no es un destino turístico que remita a la playa, su acuario cuenta con una extensión de 2,800 metros cuadrados y con casi 100 especies acuáticas diferentes, así como 15 tanques panorámicos—7 de agua dulce, 6 de agua salada y 2 de salobre. Pueden encontrarse desde tiburones hasta medusas, pirañas, rayas y peces. Tiene un túnel transparente que puede recorrerse para apreciar a los animales marinos que nadan por encima, deslumbrando por sus diversos tamaños.

Por su parte, el Acuario de Mazatlán tiene como objetivo principal educar. Cuenta con un “Programa de Conservación de la Tortuga Marina” que se inauguró en 1980, y con 52 tanques. Además, tiene peces tigre limón, pargos, medusas, meros, rayas, medusas y tiburones, y presentaciones con lobos marinos. Se puede apreciar especies del Golfo de California gracias a la “Pecera Oceánica”.

México tiene una gran fascinación por preservar las especies marinas, como se percibe en sus acuarios. Representan una forma de estar cerca de esos animales que guardan aún muchos misterios por revelar en el mar.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)