Menu

¿Qué hacer con el árbol de Navidad después de usarlo?

Hay opciones fáciles que ayudan en mucho al medio ambiente. 

Después de que termina la temporada decembrina, muchas familias no saben qué hacer con el arbolito de Navidad.

No debe tirarse a la basura ni dejarse abandonado en la calle, pues hay centros que dan una nueva oportunidad y ayudan al medio ambiente. En algunos estados de México, se crean centros de acopio para transformarlos en composta, a través de las dependencias de gobierno federal como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional Forestal (Conaflor). Mediante la publicidad, estas dependencias promueven a los ciudadanos a reciclar su pino, para crear la composta que sirve como abono en nuevas plantaciones.

Después de la Navidad: el momento ideal para ayudar al medio ambiente

En las últimas décadas, la población mundial se ha interesado enormemente en cuidar el medio ambiente. Se han lanzado programas que ayudan a recolectar la mayor cantidad posible de pinos navideños, para permitir su reutilización. Usualmente las familias se preguntan qué tipo de árbol navideño comprar, si uno natural o artificial, pero a pesar de que los artificiales pueden usarse varias veces, son productos que contaminan. Los pinos naturales tienen más ciclos de vida después del uso que les dan en los hogares.

La recolección de pinos después de la Navidad es esencial para el medio ambiente. (Foto de Carlos Ramírez)

“Así con la devoción con la que se compró el árbol en familia, así con esa misma alegría se debe llevar a los centros de acopio; esto con el propósito de que tenga un destino final y devolverlo a la naturaleza y ayude a otros organismos naturales. Entonces esa es una obligación ciudadana que debemos tener, ya que si se intenta tirar a la basura este no podría ser aprovechado y su muerte seria en vano”, dijo Gaspar Monteagudo Hernández, el jefe de inspección y vigilancia de la Procuraduría del Medio Ambiente en el estado de Veracruz.

Es importante llevar los pinos a centros de acopio después de las fiestas. / Foto: Carlos Ramírez.

¿Qué debe hacerse con el árbol de Navidad?

Es importante depositarlos en los contenedores que las autoridades disponen en los centros comerciales o lugares públicos, para captar la mayor parte de pinos posible. Serán triturados para producir abono orgánico que puede utilizarse en parques, jardines, camellones y áreas de suelo en conservación por todo el país. Muchas veces los ayuntamientos locales intercambian los pinos por plantas de ornato. Los pinos recolectados ayudan para crear mulch—el manto acolchonado que se usa en la jardinería—o  se utilizan los restos triturados para hacer artesanías.

Algunos lugares donde venden pinos de Navidad naturales ya los tienen en maceta, con el propósito de que una vez que termine la temporada navideña puedan volver a plantarse.

“Con este tipo de acciones ecológicas, estamos enseñándole a los niños la importancia del reciclaje y el cuidado del medio ambiente; muchas veces son los mismos niños quienes educan a los adultos y que mejor que promuevan el reciclaje del pino navideño. En los últimos años se ha tenido una respuesta satisfactoria en este programa de recolección”, dijo Monteagudo Hernández.

Llevarlos a centros de acopio puede evitar accidentes, pues botarlos en lugares públicos puede ocasionar obstáculos en el camino de la gente. Al secarse pueden ser propensos a generar incendios, ya que con cualquier chispa pueden prenderse en cuestión de segundos. Además, son centros de contaminación, pues casi nadie los recoge después de que quedan abandonados, así que es muy fácil que se arroje basura encima de ellos y que no se aprovechen de manera natural.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)