Menu

¿Cómo puede una persona vegana sustituir su cena de Navidad?

Quienes siguen esta dieta también pueden disfrutar de platillos ricos y poco complicados. 

Un momento importante en la temporada navideña es la cena del 24 de diciembre, el espacio ideal donde toda la familia se reúne para compartir y disfrutar de una cena y momentos significativos. La alegría y convivencia se respiran en una noche de fiesta y buena comida. En ocasiones, esto complica este tipo de reuniones donde la mayoría de los integrantes de la familia no están acostumbrados a este tipo de hábitos alimenticios.

Las papas son una opción para los veganos. (Foto de Carlos Ramírez)

Actualmente, hay cada vez más personas que son veganos—personas que no consumen productos de origen animal. En ocasiones, esto complica este tipo de reuniones donde la mayoría de los integrantes de la familia no están acostumbrados a este tipo de hábitos alimenticios. Así es como se tienen que sustituir algunos alimentos, pues en su mayoría, en la cena de Navidad se acostumbra a comer carne.

Importante será que antes de preparar cualquier menú navideño se investigue si algún miembro de la familia es vegano, o en su defecto investigar si algún invitado externo de la familia lo es, ya que de esta manera se acertará y se pasará una excelente noche de Navidad.

Opciones para una persona vegana en Navidad

Las opciones para implementar platillos que no contengan productos de origen animal son muy variadas. Primero, la carne puede sustituirse por soya para preparar algo similar a los platillos tradicionales de origen animal.

Puede considerarse un menú de 3 tiempos donde al comensal vegano se le pueda servir entrada, plato fuerte y postre. La entrada puede ser para todos una sopa de hongos o de tortilla. Para el plato fuerte, es normal que se coma un pavo relleno para toda la familia; el vegano puede degustar de un pozole verde vegano, hecho a base de setas o champiñones, cilantro, chile serrano, tomate, pepitas, chile poblano y orégano.

También hay opciones de papas y pan. El postre puede ser una ensalada navideña, hecha a base de lechuga romana, betabel, naranja, manzana, jícama, granada y cacahuate. También se puede degustar de unos buñuelos bañados en miel de piloncillo.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)