Menu

¿Cómo se dieron las favelas?

Son un legado de la época de esclavitud. 

En Río de Janeiro, Brasil, se encuentran unos asentamientos irregulares que se conocen con el nombre de “favela”.

La ciudad tiene un singular aspecto geomórfico, lo que permite que exista un gran número de favelas en barrios de clase media o alta, pues se adaptan bien en espacios con grandes cerros y vastas porciones de vegetaciones que se entremezclan con otras edificaciones.

¿Cómo surgieron estos barrios de barracas?

El término “favela” surgió en Brasil, donde se aplica genéricamente a zonas pobres del centro urbano. En la década de 1950, se decidió a través del Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE) incluir los asentamientos irregulares en los censos poblacionales, creando una definición del concepto de “favelas”. Estas poseen características como tener más de cincuenta casas de aspecto rústico o en barracas; mostrar construcciones sin licencia ni fiscalización, no contar con servicios públicos indispensables—red sanitaria, energía eléctrica, teléfono y agua corriente—, así como no contar con calles, numeración oficial ni matrículas que den direcciones oficiales.

Alrededor de 10,000 personas viven en las comunidades de Cantagalo y Pavao-Pavaozinho, con un total de 1.7 millones de residentes de Río que residen en barrios marginales, muchos de los cuales están controlados por narcotraficantes. (Foto de Mario Tama/Getty Images)

Se trata de “áreas habitacionales, caracterizadas por ser ocupadas por población de bajos ingresos, precariedad de la infraestructura urbana y de servicios públicos, vías estrechas y de alineación irregular, lotes de forma y tamaño irregular y construcciones no licenciadas, no acordes con los patrones legales”, según el Plan Maestro de la Ciudad de Río de Janeiro, de 1992.

Algunas de las favelas conocidas en Río de Janeiro son Rocinha, Pavão-Pavãozinho, Vidigal y Dona Marta, en la Zona Sur de la ciudad, así como Cidade de Deus, en la Zona Oeste. Las más grandes son Fazenda Coqueiro, Nova Cidade—ambas al Oeste—, Complexo do Alemão y Complexo da Maré al Norte. Las primeras se saben desde 1865, pero los primeros espacios de esta índole aparecieron después de la Guerra de Canudos y en una segunda instancia después de que se aboliera la esclavitud. Río de Janeiro se llenó de muchas personas en busca de trabajo, lo que propició que, para el siglo XX, se crearan complejos habitacionales en el centro, además de tornarse en un sector que concentraba grandes cantidades de mano de obra.

“La proliferación de las favelas se remonta a la época de la abolición de la esclavitud mediante la ley de emancipación en 1846, aunque el negro no encontró la ansiada libertad hasta 1888, entonces queda en evidencia la fuerte separación de clases y los más pobres se establecen en las laderas de diversas ciudades de Brasil”, dijo Javier Ortiz, licenciado en Historia y Geografía por la Universidad de Guanajuato de México.

Un niño vuela una cometa en la favela Aglomerado da Serra el 17 de mayo de 2020, en Belo Horizonte, Brasil. Según el Ministerio de Salud de Brasil, Brasil tiene más de 233,000 casos positivos confirmados de coronavirus y 15,633 muertes. (Foto de Pedro Vilela/Getty Images)

A principios de siglo, la ciudad no se daba abasto para alojar a tantas personas, por lo que entre 1903 y 1906, el prefecto Francisco Pereira Passos promovió una reforma urbana que incluía demoler construcciones antiguas para crear viviendas populares a donde fueron desalojadas las clases más pobres del centro de la ciudad. Las favelas se expandieron a partir de 1910, llegando hasta el Sur, pero muchos habitantes se vieron en la necesidad de desalojar ante las constantes reconstrucciones. Muchos obreros necesitaban vivir cerca de sus trabajos, así que no todos accedían a irse a vivir a zonas alejadas a donde el transporte no llegaba. Para 1950, la ciudad ya se había expandido, y las favelas se desarrollaron en su interior. En las décadas de 1960 y 1970, el crecimiento en Río de Janeiro fue vertical en el centro y la Zona Sur, mientras que al Norte se expandieron construcciones horizontales, sobre todo casas unifamiliares.

“Los primeros conglomerados conocidos fueron los que aparecieron en los morros y colinas de Río de Janeiro, al margen de cualquier planeamiento urbano. En los setentas las bandas del narco se apoderan de las favelas; películas como ‘Ciudad de Dios’ y ‘Tropa de Élite’ son ejemplos que retratan la realidad de las favelas hoy día. Actualmente son más de mil las favelas que se mezclan con los paisajes de Río de Janeiro”, dijo Javier Ortiz.

Algunos investigadores afirman que el ritmo de ocupación de Río de Janeiro hará que, para 2024, todos los condominios de Jacarepaguá se vean cercados por favelas, pues anualmente hay una duplicación aproximadamente al año anterior en cuanto a expansión poblacional. Además, la sociedad brasileña se ve atraída por rentas bajas que le permitan acrecentar su economía y calidad de vida.

Por Vanessa Sam y Christian Valera Rebolledo 

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)