Menu

Así nació la curiosa celebración del “Día del Suéter Feo”

Ya es una tradición que algunos consideran un culto. 

Aquella vieja tradición de regalar suéteres con estampado navideño en el mes de diciembre se convirtió en una fecha calendarizada bajo el título “Ugly Christmas Sweater Day” — en español, “Día del Suéter Navideño Feo”. Cada tercer viernes de diciembre, se portan estas prendas que se consideran de culto, y se toman fotos, tradición que cada vez se hace más popular.

“Día del Suéter Feo”: la tradición que empezó odiada por muchos

Para saber si se trata de un “Ugly Christmas Sweater” se tienen indicativos como los colores. El rojo y verde son tonos que resaltan, sobre todo si encima de ellos hay representaciones de Navidad como pinos, renos y muñecos de nieve, entre otros símbolos de la festividad. El código de vestimenta en este día es muy sencillo—un suéter o sudadera con colores muy llamativos y estampados navideños que se consideren “feos” de ver o usar.

Estas prendas suelen ser rojos y verdes y tener dibujos navideños. (Foto de Jeff J Mitchell/Getty Images)

Se dice que, en la década de 1980, el programa de televisión “The Cosby Show” hizo popular esta tendencia, cuando el personaje del actor y comediante Bill Cosby usaba estos suéteres. En 2002, en Vancouver, Canadá, se realizó la primera fiesta del suéter feo. Se popularizaron con mayor auge a inicios del siglo XX, bajo el nombre de “Jingle Bell Sweaters”, según se anotó en el libro Ugly Christmas Sweater Party Book: The Definitive Guide to Getting Your Ugly On.

“Los suéteres feos de Navidad forman parte de una vieja tradición que inició primeramente con los que eran tejidos a mano para las vacaciones decembrinas. Hoy, siguen estando al último grito de la moda, aunque ya la gran mayoría son de maquila, es decir, son confeccionados de forma masiva para el comercio establecido o incluso el comercio informal; hoy todos quieren su suéter feo. Acá en nuestro país, es una tradición que se copia de los Estados Unidos…”, dijo Anabel García López, consultora de modas mexicana.

Muchos se preguntan por qué estos curiosos suéteres tuvieron tanto impacto y se hicieron tan famosos. Se cree que fue gracias a dos elementos muy fuertes. Uno es la nostalgia, pues muchos deciden usarlos para recordar y honrar su infancia, la fiesta de Navidad, la unión familiar, la ilusión de recibir regalos y el buen rato. El otro es el poder romper con la monotonía en la vestimenta y sacar a relucir un código distinto, compartir con la sociedad ese lado ñoño. Así, se quita de encima los prejuicios del “qué dirá la gente” y se deja llevar en una fecha establecida por la misma sociedad, el 18 de diciembre.

“Estamos hablando de que esta tradición se ha vuelto en el último grito de la moda en muchos países del mundo, tanto en América como en Europa y Asia. Estos últimos, los asiáticos, también han adoptado esta moda de una manera muy fuerte, y a miles de kilómetros acá en México cada año cobra más y más fuerza porque también, como lo dije antes, tiene ya un sentido comercial y para la industria se capitaliza en importantes ganancias económicas”, dijo la consultora de modas.

Hasta las mascotas participan. (Foto de Marieke Koenders/Unsplash.com)

Gracias a esto, el negocio de estas prendas revivió y se alzó entre las tendencias de moda en los últimos veinte años. Varios negocios las venden con mucha demanda, tal y como se vendían en su época de esplendor. Lo que nació en Canadá y Estados Unidos le dio la vuelta al mundo, enamorando a personas de cualquier edad y cultura.

En pocos años, el fenómeno evolucionó y pasó de ser un producto dentro de la cultura “hipster” a algo que es buscado y amado por familias completas, así como una tradición que puede compartirse con amigos, con la pareja y hasta con las mascotas.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)