Menu

¿Qué es un speakeasy y cuáles son sus reglas?

Si lo clandestino te atrae, es el lugar perfecto para ti. 

Por más de una década, en Estados Unidos se prohibió de manera general el consumo de bebidas alcohólicas; a esta época se le conoció como la “Prohibición”, donde quien fuera sorprendido bebiendo o vendiendo alcohol terminaría en la cárcel, arrestado con penas severas. Debido a esta situación, nacieron en Nueva York los “speakeasy”, lugares donde podía consumirse de manera clandestina todo tipo de alcohol. Estos lugares eran establecimientos que parecían “normales” a simple vista, pero por dentro ocultaban un bar. El término “speakeasy” viene de cómo un cliente pedía su bebida alcohólica, de manera sigilosa y siendo lo más desapercibido posible.

Cuando un bartender o un mesero identificaba a un cliente asiduo, le pedía de manera atenta que se mantuviera callado y hablara en voz baja, o sea “speak easy“ (habla fácil). De esta forma el cliente podía hablar sobre el alcohol sin temer ser descubierto por la policía. Esta idea ingeniosa de hacer pasar desapercibidos los bares llegó a ojos y oídos de otros países, donde con el tiempo se volvió ya no una forma de evitar la prohibición, sino una moda. Son lugares de bajo perfil, difíciles de encontrar, pero una vez ubicados son toda una aventura.

Los speakeasy se han convertido en lugares de moda. (Photo de MUTE Speakeasy Bar)

La ley seca de Estados Unidos duró de 1920 a 1933; en ese tiempo las diferentes mafias se dieron a la tarea de hacer y distribuir de la manera más ingeniosa posible el alcohol, lo que a su vez lo hacía cada vez más deseado por la gente. La peculiaridad de los lugares secretos para tomar una buena bebida era que solo se podía ingresar con una “clave secreta”. Así, solo se dejaban pasar a las personas de confianza que la supieran.

Una vez dentro del lugar, se tenía acceso a diferentes tipos de alcohol, de muy mala calidad; por eso los bartenders tuvieron que ponerse ingeniosos con los tragos y disimular diferentes sabores, creando así la coctelería como la conocemos actualmente.

Speakeasy: El bar que puede camuflarse 

Los speakeasy son una tendencia global; ahora son varios lugares en el mundo que tienen este tipo de bares. Pueden encontrarse en fachadas de heladerías, restaurantes, consultorios, o incluso lugares “abandonados”.

 

“Teníamos la idea de poner un bar; siempre me había dedicado a la vida nocturna, ya que soy DJ. Junto con mi pareja, quien le gusta más la onda administrativa, juntamos unos ahorros que teníamos y buscábamos abrir un bar con un concepto totalmente diferente. Vimos una casa que se rentaba y pues tenía buena ubicación, estaba muy grande, lo único malo era la entrada la cual era muy chica y esto se prestó super bien para adaptarla a un bar speakeasy. Aquí se pone música de reggaetón. Así es como nació Mute, lugar donde se puede tener acceso únicamente con contraseña”, dijo Tito Carrillo Chávez, gerente y DJ residente de “MUTE” un speakyeasy ubicado en la ciudad de Veracruz, México.

“En la casa hay 3 conceptos que se adaptaron, uno de ellos es el patio; un lugar abierto donde se puede comer amenamente con pizzas o alitas y escuchar un poco de música un poco más relajado. A las 10 de la noche se hace la apertura de la casa, donde el DJ toca reggaetón, cumbia, salsa, pop… onda más alegre. Lo más curioso es el estudio, una habitación donde se toca música electrónica; ese abre a las 11 de la noche. Nos costó unos meses darnos a conocer al público y entendieron que era una onda totalmente diferente y divertida. Hasta la fecha estamos en el gusto del público y seguimos alegrando sus noches”, dijo Carrillo Chávez.

El público disfruta del ambiente solo si conoce la contraseña. (Photo de MUTE Speakeasy Bar)

En “MUTE” la contraseña del lugar cambia cada día y solo se puede acceder a ella a través de las redes sociales del lugar o al conocer a alguien que te la diga. El bar no tiene publicidad, por lo que ha crecido de “boca en boca” y gracias a los conocedores de la vida nocturna. El concepto así ha mantenido la esencia original de los speakeasy, añadiendo las nuevas tecnologías.

Es muy común que en las principales ciudades del mundo sigan vigentes este tipo de lugares por el hecho de mantener vivo el recuerdo y la emoción, así como la idea estar cerca de una época en la que así se quebrantaba la ley. Ahora la entrada no es restrictiva, pero sí se respeta el juego de intercambio—si se dice la clave secreta, entonces se puede entrar. Ese es el trato irrompible. Estados Unidos, Canadá, México, Londres, Italia, Tokio y una larguísima lista de países cuentan con sus propios “bares clandestinos”,  donde el servicio es mejor que en otros tiempos.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)