Menu

Las Fiestas de Zapote en Costa Rica, una peculiar forma de celebrar el fin de año

Este pueblo turístico se viste de alegría cada diciembre y enero. 

El fin de año se celebra de manera especial en Zapote, Costa Rica, con unas fiestas populares tradicionales llamadas “Festejos Populares de Zapote”, conocidos también como Fiestas de Zapote o Fiestas de San José. Se realizan desde 1846, del 25 de diciembre al 5 de enero. Lo más atractivo de este festival incluye los chinamos, los bares, las corridas de toros y los juegos mecánicos.

Los juegos mecánicos son muy populares en estas fiestas. (Getty Images)

Empiezan en el cantón de San José y, junto con las Fiestas de Palmares, son muy esperadas y concurridas, sobre todo por los estudiantes de Costa Rica, quienes tienen sus vacaciones en estas fechas de fin de año. Su nombre hace honor a un campo ferial en el distrito de Zapote, muy cerca del cantón de Curridabat.

¿De qué tratan las Fiestas de Zapote?

Cuando el país se hizo libre e independiente, se dieron las Fiestas de San José, casi a la par. En 1824, una ley decretó la realización de festejos patronales en las cuatro ciudades principales—Cartago, San José, Alajuela y Heredia.

“Es una fiesta popular, bonita, llena de color acá en Zapote. Las fiestas son totalmente familiares, tienen una historia porque no hablamos de una fiesta que nació ayer o hace unos años. Son bastante importantes para todos los de esta región, aunque sí debemos reconocer que han existido momentos de álgidos en la misma historia y han sido por diversas cuestiones”, dijo María Fernanda Castro, vecina de la región de Zapote en Costa Rica.

En el caso de San José, las celebraciones se hacen para homenajear a José de Nazaret; las autoridades decidieron pasar este festejo del 19 de marzo, que es en su honor, al mes de diciembre, para así conmemorar el año que está acabando.

 

Para diciembre de 1846, se realizó el “Turno de San José”, el primero en hacerse en el Parque Central. Para 1890, se movió hacia los parques Morazán y Nacional, donde se añadieron las ahora tradicionales corridas de toros, los bailes y el Tope. Pasaron casi cuarenta años para que se realizaran los “Festejos Cívicos” en La Sabana, en la que era la Plaza de Toros La Solera—ubicada en el Paseo Colón—, de donde surgió la costumbre de escoger a la reina de belleza de las fiestas, y más tarde se empezaron a festejar en la Plaza González Viguez, al sur de la ciudad. Con tal crecimiento de las celebraciones, en 1969 estas empezaron a hacerse en la plaza de la localidad de Zapote, al este de San José, de donde no se han movido.

“Las fiestas son familiares, lo que sí es que las familias que vienen deben contemplar lo que van a gastar porque obviamente con la modernidad la fiesta se ha ido comercializando cada vez más, los juegos mecánicos, el rodeo, la comida donde debemos resaltar las carnes y el arroz cantonés”, dijo Castro.

 

¿Qué actividades se hacen en este festival? 

Con regularidad se abren los bares donde se encuentra música en vivo, incitando al baile. Se hacen corridas de toros para premiar al mejor torero; son 26 corridas en total y se transmiten por televisión. También hay juegos mecánicos como montañas rusas, carritos chocones y carruseles, así como el espectáculo de los fuegos pirotécnicos. Se hacen cada noche después de la última corrida y pueden apreciarse desde varios puntos de San José.

Se disfrutan dulces típicos en estas fiestas. (Spencer Platt/Getty Images)

“Un buen plato de comida dentro de la fiesta, que incluye como mencionaba el arroz cantonés, un corte de carne y guarniciones, vale entre 2 mil 500 y 4 mil colones. Otro punto importante recae en las autoridades que cada año hacen su esfuerzo aunque siempre hay gente inconforme. En la fiesta se han llegado a montar hasta 19 juegos mecánicos para que todas las familias disfruten”, dijo María Fernanda Castro.

Entre la variedad gastronómica de estas fiestas pueden encontrarse muchas preparaciones, desde el típico tamal navideño, un arroz con pollo, o dulces como las manzanas cubiertas de caramelo, algodones de azúcar, churros, maní y palomitas. Todo puede disfrutarse con mucho ánimo a cualquier edad y momento del día.

A tan solo diez minutos en coche partiendo del bullicioso centro de San José, Zapote es un punto turístico muy tranquilo que cada fin de año se llena de color y festejo.

Por: Vanessa Sam y Christian Valera Rebolledo

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas Carhuas)