Menu

¿Conoces a la Xtabay, la Hermosa Mujer Maya?

Una leyenda prehispana adaptada por los colonizadores.

Se cuenta que en Yucatán existe una leyenda maya que habla de una hermosa mujer con malévolas intenciones. Su nombre es Xtabay (se pronuncia esh-ta-bai), y cuando no desea ser vista, desaparece deslizándose entre las espinas del árbol de las ceiba. De cabellera larga, flotando en el viento, Xtabay está cada noche  siempre en busca y al acecho de hombres perdidos y borrachos.

Ilustraciones de “La Voz de Xtabay”, un álbum que celebra la leyenda de la Bruja Maya.

Una vez que los encuentra  utiliza su belleza para seducirlos. Entonces los tortura hasta la muerte, y los arroja al agua.  Un conducto los transporta al inframundo. La gente culpa a Xtabay, la cazadora nocturna, de la desaparición de varios hombres, encontrados en condiciones desfavorables.

Chichén-Itzá, Yucatan, Mexico (@pyrojenka/Unsplash)

Una leyenda que se asocia con el mal

Xtabay proviene de la leyenda maya de dos hermanas que eran muy diferentes entre sí: Xkeban y Utz-Colel. Provenientes de un pueblo remoto en Yucatán, la primera se manejaba por la vida con gran libertad, respondiendo a las personas que conocía con emoción, cariño y un poder sobre su propia sexualidad. Tenía varios amantes, un escándalo para la sociedad que la veía como una pecadora sin remedio.

Sin embargo, quien la conocía bien sabía que era una mujer con enorme humildad en su corazón. Todo lo que ella tenía lo compartía con personas en situaciones de pobreza, sin hogar.  Xkeban atendía a animales que pasaban días con hambre, sin beber agua y sin un techo bajo el cual refugiarse.

Utz-Colel por el contrario, fue casta y pura. Su belleza también fue codiciada por otras mujeres. Además, era deseada por muchos hombres, a los cuales nunca hizo caso.

El día que su hermana Xkeban murió, sólo unas pocas personas se reunieron para enterrar su cuerpo. No obstante, el aire se llenó de un delicioso perfume que llegó hasta los rincones más escondidos del pueblo. De su tumba crecieron flores y fragancias, como la del Xtabentún, la flor del licor tradicional de Yucatán.

Cuando Utz-Colel se encontró sola, cometió el error de pensar que su muerte sería mucho más enaltecida por la forma tan recta de llevar su vida. Pero el pueblo no le rindió honores cuando ella partió y de su tumba creció la “tzacam”, una planta puntiaguda en forma de cactus. En una enorme sensación de humillación, pactó con la muerte una venganza. Es así como ella regresa a la Tierra de los vivos en forma de Xtabay, para hacer lo que no hizo en vida: seducir y castigar a todo hombre rebelde que se atreviera a desearla.

Esta historia que originalmente respondía a una antigua cultura antes de la colonización. Pero, fue modificada por los sacerdotes para impactar y causar miedo en la sociedad, para imponer orden y disciplina de una manera autoritaria. El árbol de la ceiba, que es un símbolo sagrado para los mayas, en boca de los españoles era usado para referirse a la oscuridad, al misterio y al mal.

Esta historia muestra como las tradiciones antiguas encontraron la luz para seguirse manifestando y no ser olvidadas. (Efren Castillo/Unsplash)

 

Los colonizadores al ver que la gente del pueblo buscaba redención por sus pecados, aprovechaban esos sentimientos para adoctrinarlos sobre el cristianismo como su única oportunidad de salvar sus almas. La gente de Yucatán considera esta historia como mestiza, que deriva de  la combinación de dos culturas que estuvieron en conflicto. Sin embargo, esta historia muestra como las tradiciones antiguas encontraron la luz para seguirse manifestando y no ser olvidadas.

(Traducido y editado por Gabriela Olmos. Adaptado al español por Rafael Prieto.)