Menu

Latinoamérica y las Extrañas Supersticiones que Alberga

El folclor y las tradiciones de América Latina hablan de la diversidad cultural del continente.

Una superstición es una creencia imposible de entender de una manera racional.  Las personas tienen supersticiones cuando le atribuyen significados sobrenaturales, mágicos o aleatorios a ciertos objetos con la esperanza de obtener buena o mala suerte. Las supersticiones cambian de cultura a la cultura

El folclor y las tradiciones de América Latina hablan de la diversidad cultural del continente. La entremezcla de religiones, celebraciones, temores e historias que se han contado en América Latina son herencia que pasa de generación en generación. Las supersticiones son parte de este conocimiento.

¿Cuáles son las supersticiones más conocidas?

Una de las creencias traídas desde España es comer uvas el 31 de diciembre de cada año durante las campanadas que inician la llegada del Año Nuevo. Algunos creen que quien coma 12 uvas tendrá buena fortuna o por cada uva se puede pedir un deseo.  Esta creencia se mantiene vigente en lugares como México, Ecuador, Perú, Venezuela, Colombia o Puerto Rico.

HAMBLEDON, ENGLAND – OCTOBER 03: Chardonnay grapes sit in crates during the harvest at Hambledon Vineyard on October 3, 2018 in Hambledon, United Kingdom. Around 80 predominantly Eastern European workers have been brought in at Hambledon to pick a bumper crop of 250 tonnes of grapes this season, following a long and warm summer. As Brexit looms there is uncertainty for the British wine industry with much of the manufacturing equipment and labour currently imported from other European countries. (Photo by Jack Taylor/Getty Images)

Esta tradición está relacionada con la llegada del Año Nuevo y se dice que quien coma 12 uvas tendrá buena fortuna o por cada uva se puede pedir un deseo. Antiguamente se asociaba la uva y el vino a un estrato socioeconómico alto y por lo tanto no todos podían degustar de uvas en ninguna época del año. La creencia terminó deformándose hasta convertirse parte de los rituales decembrinos.

Los latinoamericanos tienen muchas supersticiones durante el mes de diciembre. Por ejemplo una de ella es la de salir y entrar de casa con maletas y por cada vuelta se atrae un viaje que se hará durante el siguiente año. También usar ropa interior de color rojo, amarillo, verde o negro para atraer amor, dinero o abundancia, salud o sexo, respectivamente.

 

Acerca de los colores, en muchos lugares también se acostumbra a utilizar el color negro cuando se está de luto por el fallecimiento de alguien, pero suele decirse que la persona que viste de negro trae malas vibras. Un caso muy interesante fue el de Gabriel García Márquez, este escritor colombiano quien recibió el Premio Nobel de literatura en 1982 vestido totalmente de blanco, llevando la contraria al protocolo de la Academia Sueca sobre la clásica vestimenta en color negro.

Pero si se trata de hablar de supersticiones raras está la de evitar barrer los pies a las personas porque al hacer esto es ‘barrer su buena suerte’. Este mito popular se relaciona directamente con las brujas y es de origen hispánico. Si es una mujer a quien le barren los pies también suele decirse que no se casará nunca. Por igual los gatos negros se han estigmatizado relacionándolos con brujería y muchas personas temen encontrarse uno porque piensan que es una bruja con forma de animal o que este es su mensajero.

Colombian author Gabriel Garcia Marquez speaks at a podium after receiving the Nobel Prize in Literature, Sweden, 1982. (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

Relacionado a lo económico, se cree que se debe evitar poner bolsas con efectivo en el suelo para no atraer la pérdida de la abundancia. Si en cambio se quiere desearle a alguien lo mejor, se piensa que se debe regalarle una cartera que lleve consigo un billete adentro, para que tenga buena suerte con el dinero. Por otro lado, si te pica la mano es porque vas a recibir dinero, por lo que debes colocarla en el bolsillo de tu pantalón para asegurar que así sea. También debes evitar pasar la sal de mano en mano durante la comida, porque quien la reciba está recibiendo la mala suerte de la otra persona.

Entre los ejemplos clásicos de supersticiones se encuentra el de no romper un espejo porque se tendrá siete años de mala suerte. En Europa, con las primeras fabricaciones de los espejos, se exigía extremo cuidado con estos productos pues si uno de los trabajadores lo dejaba caer o lo fracturaba, tendría que pagarlo con más horas extra para saldar la deuda.

Muchos empleados comenzaron a pasar la idea de que romperlo traería mala suerte y todo eso terminó llegando a oídos de los latinoamericanos que prefieren evitar a toda costa quebrar un espejo pues se piensa que la mala suerte será en el dinero o en el amor.  Además, los latinoamericanos esquivan caminar debajo de una escalera porque creen que si lo hacen se  “abren portales a otros mundos”’, aunque en realidad disminuyen el riesgo que les caiga encima la persona que esté utilizando la escalera.

 (Traducido y editado por Gabriela Olmos. Adaptado al español por Rafael Prieto)