Menu

¿Cuál es el Animal que Representa a Cada País Latinoamericano?

Desde el colibrí hasta la ballena azul, los latinoamericanos eligen animales para representar su identidad.

Los animales suelen ser usados como el reflejo de la personalidad de un individuo o una comunidad. Son respetados y venerados. Frecuentemente la gente se tatúa sus imágenes como símbolos de fortaleza, libertad, destreza, valentía e inteligencia. El animal oficial de Canadá es el castor americano, mientras que en los Estados Unidos es el águila calva.

En algunas religiones, a ciertos animales no se les puede tocar porque son considerados sagrados. En la India, las vacas son animales sagrados, representan comida y vida, son defensoras de la existencia y por ello tienen derecho a vivir una vida larga, digna y feliz sin amenazas.

Desde el colibrí más pequeño hasta la ballena azul, los países latinoamericanos  tienen animales emblemáticos.

América del Norte: México y el Xoloitzcuintle

Cuando los aztecas morían creían que irían al Mictlán o su inframundo. Serían acompañados por un animal ancestral llamado el “xoloitzcuintle”. Su nombre proviene del náhuatl: “xolotl”, que significa extraño, deforme, esclavo, bufón y de la palabra “itzcuintli”, que significa perro.

El xoloitzcuintle casi fue extinguido durante la colonización española. El misionero Jesuita Francisco Xavier Clavijero quien atribuyó este hecho a los conquistadores que se alimentaban de los perros. Los españoles también buscaban la desaparición de las creencias religiosas aztecas, incluyendo aquellas relacionadas con el xoloitzcuintle. Durante el período colonial, los especímenes emigraron a las montañas de Oaxaca y Guerrero, donde se refugiaron.

Rufino Tamayo, Diego Rivera, y Frida Kahlo incluyeron al xoloitzcuintles en sus pinturas para resaltar un rasgo de identidad que los europeos querían desaparecer.

Los mamíferos rara vez son animales nacionales en esta parte de América Latina. Sin embargo, los habitantes de Antigua y Barbuda consideran a la ballena azul como su animal tradicional. (Joshua Sukoff/Unsplash)

América Central

Los guatemaltecos declararon al quetzal como su pájaro nacional en el año 1871. Celebrando cada año su día el 5 de septiembre. Esta veneración se remonta a la época prehispánica, con las civilizaciones mesoamericanas que también adoraban a la serpiente emplumada, la cual era su diosa del aire y una entidad de enorme bondad y belleza.

El animal emblemático de El Salvador es el torogoz, que no puede vivir en cautiverio. Tanto el macho y como la hembra cuidan juntos a sus crías. Los salvadoreños consideran a esta ave un símbolo de unidad familiar y representa la calidez que distingue a las familias latinas.

El tapir de baird es el animal nacional de Belice. Los panameños consideran suya al águila harpía, mientras que los costarricenses abrazan al zorzal de color arcilla. Los nicaragüenses se identifican con un pájaro de color turquesa llamado guardabarranco (literalmente, guardián de los acantilados). Los hondureños se relacionan con los ciervos, considerados como un animal que trae buena fortuna, virtud y excelencia.

 

Las Antillas

Los antillanos adoran los pájaros. Relacionan el vuelo de las aves con la libertad y los consideran símbolos de sabiduría, pues llevan los mensajes de las personas en todo el mundo. Pueden incluso cruzar fronteras y viajar entre el mundo material y el espiritual.

Los jamaicanos admiran al colibrí por sus alas que oscilan entre el pasado y el presente.

El flamenco rojo es el animal nacional de las Bahamas, a pesar de no ser endémico de esta tierra. Los aviones que volaban frecuentemente sobre ellos durante la segunda guerra mundial obligaron a estos animales a salir de sus tierras.

El pájaro nacional de Cuba es el tocororo o trogón, mientras que en la República Dominicana es la Cigua Palmera. El pelícano de Barbados representa fuerza y caridad. En la iconografía cristiana, simboliza a Jesús de Nazaret. Granada reconoce a la paloma montaraz y Trinidad y Tobago al ibis escarlata.

El animal oficial de San Vicente y Santa Lucía es el pájaro amazónico, y el de Dominica es el loro imperial.

El animal emblemático de El Salvador es el torogoz, que no puede vivir en cautiverio. (Rene Mayorga/Flickr)

Los mamíferos rara vez son animales nacionales en esta parte de América Latina. Sin embargo, los habitantes de Antigua y Barbuda consideran a la ballena azul como su animal tradicional, y la gente de Saint Kitts y Nevis se identifica con un mono cercopético de diadema. El mamífero de Puerto Rico es el manatí, pero el coquí, una rana pequeña, es el animal más popular entre los boricuas y un cordero aparece en el escudo de la isla.

América del Sur

Mientras cruzan el cielo, extendiendo sus alas y sintiéndose cómodos en su independencia, las aves son una fuente de inspiración para los sudamericanos. Muchos países los escogen como sus animales nacionales. Argentina tiene el hornero, Uruguay el ala sur, y Paraguay el pájaro campana. Sus colores y tamaños hacen que estas aves llamen la atención.

Bolivia, Colombia y Ecuador escogieron al cóndor andino como su símbolo, mientras que Surinam escogió al gran kiskadee, cuyo nombre en español hace un juego de palabras con “Te veo bien.” Guyana optó por el hoatzin y Brasil por el zorzal cantado.

Otros países Latinoamericanos consideran a los mamíferos sus animales nacionales. Los venezolanos son aficionados al oso de anteojos, una especie en peligro de extinción. También llamado “oso frontino”, este oso es el único miembro superviviente de la subfamilia tremarctinae.

Los chilenos se identifican con los ciervos del sur andino y los peruanos con la vicuña, el camélido sudamericano más pequeño. Las llamas, guanacos y alpacas son otros camélidos esenciales para la cultura andina.

Cada animal habla de su nación. Esta revisión es un referente de la importancia de estos animales para sus entornos y la dedicación con la que los latinoamericanos los preservan y honran.

(Traducido y editado por Mario Vázquez. Adaptado al español por Rafael Prieto.)